Inicio | Salud | Rabdomiólisis: la peligrosa consecuencia de querer llegar en forma al verano

Rabdomiólisis: la peligrosa consecuencia de querer llegar en forma al verano

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Cada verano los gimnasios se llenan de deportistas ocasionales Cada verano los gimnasios se llenan de deportistas ocasionales

En la época veraniega, los "nuevos deportistas" se multiplican en gimnasios y parques. Son los que buscan revertir en unas pocas semanas los malos hábitos de todo el año y bajar los kilos extra acumulados. Cuáles son los riesgos de exigir al cuerpo más allá de sus posibilidades

Cuando los especialistas dicen que el cuerpo es uno solo y hay que cuidarlo no exageran. Cuando hacen referencia a que, con la perfección física como meta, muchas veces se pone en riesgo la salud, tampoco.

Sin embargo, la obsesión por lograr el físico deseado en tiempos récord tiene sus riesgos. Y la rabdomiólisis es un claro ejemplo. No es ni más ni menos que la "ruptura del tejido muscular". ¿Duele de sólo pensarlo, verdad? Y eso no es lo peor.

El mayor riesgo de la rabdomiólisis es que el paciente entre en una insuficiencia renal aguda y requiera diálisis

"Cuando una fibra muscular se daña por la contracción sostenida ocurre la ruptura del tejido muscular, producto de un estímulo exagerado -explicó el doctor Gabriel Lapman, médico nefrólogo y cardiólogo especialista en hipertensión del Sanatorio Modelo de Caseros-. Se libera una proteína llamada mioglobina que obstruye los túbulos renales (donde se forma la orina) y se eleva la CPK (creatina-fosfocinasa) en sangre, una sustancia tan dañina para el riñón que genera una orina muy turbia y de color amarronado. El mayor riesgo es que el paciente entre en una insuficiencia renal aguda y requiera diálisis. Si bien en la mayoría de la casos mejoran, se trata de un cuadro catastrófico que puede llevar a una persona a la muerte".

Para la médica clínica Gabriela Ferretti, vicepresidente de la Asociación de Peritos de la Salud de la Ciudad de Buenos Aires (Aperca), "existen algunas enfermedades hereditarias, muy poco frecuentes, que pueden predisponer a un cuadro de rabdomiólisis. También algunos fármacos, como las estatinas y los suplementos dietarios con creatina, cafeína o efedrina, entre muchos otros, pueden predisponer a su aparición. No obstante, los mayores riesgos se dan por el ejercicio físico desmedido".

Según la especialista, "cuando una persona realiza una actividad muscular que sobrepasa las capacidades físicas que el propio cuerpo puede tolerar, se pueden generar rupturas microscópicas en el músculo". "Por ejemplo, la práctica de spinning, electroestimulación asociada al ejercicio, maratones y otras actividades que sobrepasan la capacidad real del individuo pueden producirla, e incluso se describen estos cuadros en deportistas entrenados que no prestan atención a sus propios límites", agregó.

El dolor intenso durante o después del ejercicio y el color oscuro de la orina las horas posteriores al entrenamiento son las principales señales de alarma

"Al finalizar toda actividad física es común sentir cansancio general. Pero no así dolor, el cual, en condiciones óptimas, no debería aparecer durante ni después del ejercicio", destacó Ferretti, para quien "realizar una actividad física intensa –por lo general con músculos que no se utilizan con mucha frecuencia o en sesiones que el cuerpo no está acostumbrado a realizar– puede derivar en fuertes dolores musculares, y la presencia de un color oscuro de la orina dentro de las 12 horas siguientes a finalizado el ejercicio".

En algunas ocasiones, el cuadro es acompañado de fiebre y malestar general.

El diagnóstico es sencillo: sólo consta de una prueba de sangre y de orina. Por su parte, la clave del tratamiento se basa en una abundante hidratación, con el fin de ayudar a "lavar del cuerpo" de los productos liberados del músculo dañado.

Si bien no es lo que ocurre en general, algunos casos graves pueden requerir sesiones de diálisis para suplir la función del riñón. Las arritmias cardíacas son la otra complicación a descartar en los casos severos.

"En los casos leves, la vuelta a la actividad física normal será entre las dos y cuatro semanas posteriores. Sin embargo, podrán existir algunos casos donde se prolongue más tiempo, con el retardo en la desaparición de síntomas como fatiga y dolor muscular", apuntó Ferretti.

 

En el gradualismo está la clave

 

Los cambios físicos no ocurren por arte de magia. Requieren constancia, paciencia y un real compromiso con la adquisición de hábitos saludables que perduren en el tiempo.

En ese sentido, lograr el cuerpo deseado nunca podrá ocurrir de la noche a la mañana.

Lo importante es de qué forma se gradúa la intensidad del entrenamiento para que el músculo se vaya adaptando a esta nueva rutina

Ana Chezzi es licenciada en Nutrición, especialista en antropometría y runner. Y en diálogo con Infobae destacó que "lo ideal antes de comenzar una rutina de ejercicio es consultar con un profesor de educación física para saber qué ejercicio es el indicado según las necesidades y objetivos de la persona, sean estos adelgazar, tonificar o ganar masa muscular".

Y tras asegurar que "lo importante es de qué forma se gradúa la intensidad del entrenamiento para que el músculo se vaya adaptando a esta nueva rutina", Chezzi remarcó que "lo segundo en orden de prioridades es el periodo de descanso".

"Si una persona entrenó el jueves, deberá volver a hacerlo el domingo ya que el músculo tiene 72 horas de memoria, con lo cual si no se vuelve a entrenar pasado ese tiempo, toda la 'preparación' que hizo el organismo para que esos músculos empiecen a entrenar se pierde -explicó-. Si la persona vuelve a entrenar a la semana, físicamente estará exactamente como el primer día y si la persona aumenta la intensidad del ejercicio creyendo que como ya había entrenado está preparado, se puede lesionar".

Otro aspecto a tener en cuenta es la elección de la actividad, acorde a los objetivos.

Chezzi consideró que "para quemar grasas se necesita estar en un rango aeróbico de trabajo, eso significa que el corazón tiene que latir al 70% de su capacidad máxima", y explicó que "este porcentaje se obtiene restando a 220 la edad de la persona, y calculando el 70% de ese valor".

Para tonificar o ganar masa muscular, en tanto, la especialista aconsejó "trabajar con sobrecarga de peso", lo cual también tiene que ser gradual.

Lo recomendable es entrenar con un profesional que pueda guiar a la persona según sus objetivos y siempre hacerse un chequeo antes de comenzar a realizar actividad física

"Hay un nuevo método, además de las pesas, para ganar masa muscular que es el HIIT (High Intensity Interval Training), dentro del que está el crossfit, en el que lo que se hace son intervalos anaeróbicos, a través de la realización de repeticiones con mucho peso para que el músculo trabaje en su totalidad", describió Chezzi. Y agregó: "Se hacen repeticiones (no más de 12) con mucho peso y se intercala trabajo aeróbico y anaeróbico para mantener el metabolismo más alto durante más tiempo. Esto genera una secreción de la hormona de crecimiento, que además de hacer crecer la masa muscular, ocasiona que se gasten más calorías".

La especialista recomendó que más allá de los objetivos de cada uno, lo ideal es hacer de todo un poco, "porque si se hace sólo aeróbico se puede lesionar alguna articulación si no hay masa muscular suficiente que 'contenga' esa articulación del impacto, por ejemplo, del running".

"Lo recomendable es entrenar con un entrenador que pueda guiar en todo lo que la persona necesita y siempre hacerse un chequeo antes de comenzar a realizar actividad física", finalizó. (Infobae)

 

 

Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter