Inicio | Opinión | España: nace un Gobierno con muchos interrogantes

España: nace un Gobierno con muchos interrogantes

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
España: nace un Gobierno con muchos interrogantes

Madrid. Luego de la destitución del conservador Mariano Rajoy en España, el socialista Pedro Sánchez se enfrenta como nuevo jefe del Gobierno a retos como la crisis en Cataluña, la recuperación económica o la estabilidad política en una legislatura impredecible.

Por primera vez en la era democrática, ayer prosperó una moción de censura en España que, de forma inédita, puso al frente del Gobierno a una fuerza política, el Partido Socialista (PSOE), que no fue la más votada en las urnas y con un presidente que no es diputado.

El primer gran interrogante es cuánto durará el mandato de Sánchez, quien oficialmente podría agotar la legislatura hasta 2020.

El socialista se comprometió a convocar elecciones generales una vez se recupere “la normalidad institucional y política”, algo que preocupa en Bruselas, en medio de la crisis de gobierno en Italia. Pero en las últimas horas, el nuevo presidente evitó desvelar sus intenciones y no puso fecha para los supuestos comicios.

Sánchez, de 46 años, fue elegido jefe del Gobierno gracias al apoyo de fuerzas dispares como el izquierdista Podemos (sus diputados gritaban hoy en el Congreso su conocido lema “Sí se puede”), el Partido Nacionalista Vasco (PNV) y los independentistas de Esquerra Republicana (ERC) y del Partido Demócrata Europeo Catalán (PDeCAT).

Hasta anoche, se desconocía si el nuevo Ejecutivo sería íntegramente socialista (y, por tanto, gobernará con 84 diputados de los 350 que tiene el Congreso) o si integraría a partidos como Podemos.

Como fuere, Pedro Sánchez no la tiene fácil. Los vetos cruzados entre las distintas fuerzas políticas mantuvieron a España sin Gobierno durante buena parte de 2016 y llevaron al país a nuevos comicios ese mismo año, lo que evidencia la dificultad de consensos.

La aritmética parlamentaria no ayuda en una Cámara sin mayorías absolutas y con intereses electorales muy presentes ante la posibilidad de que los españoles vuelvan pronto a las urnas.

Aunque buena parte de la sociedad española consideraba necesario un cambio de Gobierno, la llegada de Sánchez preocupa a sectores conservadores y a organizaciones empresariales, que pidieron al socialista que garantice la estabilidad política e institucional.

“Un Gobierno inviable”, titulaba el diario El País su editorial, en el que advertía de la posible “inestabilidad” y del riesgo de dialogar con los independentistas catalanes, en una crisis que llevó a Rajoy en octubre a destituir al Govern de Carles Puigdemont para frenar sus planes de ruptura con España.

 “Desalojar a Rajoy es un imperativo. Intentar gobernar sin apoyos o, peor, con unos apoyos contraproducentes, es una imprudencia”, expresó el rotativo, uno de los más leídos en España.

Otro de ellos, El Mundo, calificó al Gobierno de Sánchez de “temerario” y la moción de censura, un “viaje a ninguna parte” y una “página surrealista” de la historia de España.

Uno de los puntos más controvertidos de la investidura de Sánchez es el apoyo de los partidos independentistas catalanes.

Hace sólo unas semanas, cuando nadie sospechaba del vuelco político que se avecinaba en España, el líder del PSOE se reunió con Rajoy para ofrecerle su apoyo de cara a mantener la intervención de la autonomía de Cataluña, que entró en vigor en octubre.

El partido del propio Joaquim Torra y sus socios de ERC, que buscan pactar con Madrid un referéndum soberanista, apoyaron a Sánchez después de que este prometiera restablecer las relaciones y gobernar con “diálogo”.

Cataluña es uno de los grandes retos del nuevo Gobierno, pero no el único. La recuperación económica, la creación de empleo y la estabilidad política estarán muy presentes en su agenda.

Cinco de las fuerzas políticas que apoyaron a Sánchez como presidente presentaron vetos al proyecto de presupuestos aprobado por Rajoy hace una semana y asumido ahora por el líder socialista.

Mientras España trata de llevar los acontecimientos de una semana intensa y turbulenta, Europa mira a Madrid con atención y cierta cautela, también en vilo por la crisis en Italia.

 

El temor a la inestabilidad política ha provocado esta semana turbulencias en los mercados, que hoy se han calmado ante el acuerdo de Gobierno en Roma y la investidura de Sánchez en Madrid.

Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter