Inicio | Opinión | El gobierno impulsa un proceso de primarización y concentración agroexportadora

El gobierno impulsa un proceso de primarización y concentración agroexportadora

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
*Ministro de Agricultura de la Nación (2009-2011). *Ministro de Agricultura de la Nación (2009-2011).

Como ex ministro de Agricultura dela Naciónmuchas veces en mis recorridas por el interior productivo del país me preguntan: “¿Cuál es el modelo agrario que lleva adelante Cambiemos?”. Mi respuesta es que, esencialmente, es un modelo de concepción primarizadora y no agroindustrial, por más que a la cartera le hayan puesto “Agroindustria” y que se declame a los cuatro vientos quela Argentinaquiere ser “supermercado del mundo”. Nunca hubo, entre los dichos y los hechos, una distancia tan grande como en el presente y me gustaría explicar por qué.

El Ministerio lleva una puntillosa estadística de la industrialización de trigo y de maíz, al mismo tiempo que, realiza estimaciones sobre la producción de ambos cultivos. Empecemos por el trigo: en 2015 se procesaron 6 millones de toneladas, en 2016 ese volumen se redujo en 80.000 toneladas y en 2017 aumentó en 100.000 respecto de 2015. Es decir que en los dos primeros años de la gestión Cambiemos la industria molinera procesó un neto de 20.000 toneladas más que en 2015.

En tanto la producción que en 2014/15 había sido de 13,9 millones de toneladas, cayó en 2015/16 a 11,3 y creció en 2016/17 a 18,4. Vale decir que en esos dos años la producción neta aumentó 1,89 millones de toneladas de la cual la industria apenas pudo capturar 20.000 toneladas, lo que equivale al 1%. El resto de ese plus de producción fue directo a los puertos sin más valor agregado que el flete desde el campo o el acopio.

Si hacemos la cuenta para el maíz, el resultado es peor. Entre 2015 y 2017 la industria —que incluye la balanceadora, la del bioetanol, la molienda húmeda y la molienda seca—procesó 250.000 toneladas menos que en 2015, debido a la fuerte caída de la actividad en 2016. En el ínterin, se produjeron 21,7 millones de toneladas más, con lo cual se puede decir que la industria cedió grano que utilizaba a la exportación.

El modelo agrario de Cambiemos ha sido el impulso de los cereales —en desmedro de la soja a la cual le dejaron las retenciones— pero sin un correlato en la industria de transformación. ¿Cuántos puestos de trabajo se pierden cuando no se industrializa? ¿Cuántas pymes trabajan menos cuando el grano se va directo a puerto en lugar de transformarse en origen? ¿Cuántas divisas se pierden al exportar productos de menor valor por unidad de peso?

Este aumento de las exportaciones de cereales tiene un correlato en la matriz comercial del país: las principales cinco traders globales aumentaron del 50 al 75% su participación en las exportaciones granarias argentinas entre 2015 y 2017. Por el contrario, el sistema cooperativo redujo su participación en 4 puntos porcentuales.

Estos datos, todos oficiales y accesibles en la web del ministerio, me llevan a concluir que estamos en las antípodas de un modelo de valor agregado en origen o “supermercado del mundo” y, en cambio,  nos están llevando de nuevo al “granero del mundo”, mientras las góndolas de nuestros supermercados se llenan de alimentos hechos con valor agregado 

Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter