Inicio | Opinión | Acá el que no llora no mama

Acá el que no llora no mama

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Francisco Cabrera. "Hay que dejarse de llorar". Francisco Cabrera. "Hay que dejarse de llorar".

La queja sobre la apertura indiscriminada de la economía de algunos industriales es, al menos, exagerada.

Avanzado el primer trimestre del año, la buena relación que mantenía el Gobierno nacional con el empresariado se fisuró.

El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, llamó la atención sobre las mayores importaciones de alimentos. El titular de Industriales Pyme Argentinos (IPA), Daniel Rosato, pidió sumar este sector a los subsidios a usuarios electrointensivos.

El encargado de relaciones institucionales de Ledesma, Eduardo Nougués, cuestionó la alta tasa de interés, la eliminación de la Línea de Inversión Productiva subsidiada por el Ministerio de Industria de la Nación, e incluso el acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea.

Los reclamos encontraron una respuesta inesperada en el ministro de Producción, Francisco Cabrera: “Hay que dejarse de llorar”. Para el disgusto empresarial, el propio presidente Mauricio Macri lo respaldó, lo que desató enojos que esta semana intentará aplacar.

¿Es justificado el “llanto” del empresariado? ¿O sólo confirma ese rasgo argentino que tan crudamente caracterizó Enrique Discépolo, en 1934, al decir que “el que no llora no mama”?

La queja sobre la apertura indiscriminada de la economía de algunos industriales es, al menos, exagerada.

La apertura de la economía argentina (medida por la suma de exportaciones e importaciones sobre el PIB) es de 27 por ciento, cuando el promedio de toda América latina y el Caribe es del 53 por ciento, según un estudio del Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (Cadep) de hace unos pocos años. En el vecino país, ese porcentaje llega a 88 por ciento y allí desembarcó una empresa cordobesa: Grido.

¿Por qué el resto de los empresarios latinoamericanos pueden competir con el mundo y los argentinos no?

El empresario local se acostumbró a la red de protección del Estado: hay 1.300 posiciones arancelarias (cada una tiene más de un producto) cuya importación requiere de licencias no automáticas, trabas para proteger “productos sensibles”. También traslada a precios internos ineficiencias increíbles: sale más caro transportar un contenedor de Córdoba al puerto de Buenos Aires que desde allí al puerto de Rotterdam, en los Países Bajos.

Sin embargo, no se puede pedir competitividad sin, por lo menos, bajar la inflación. En 2017, llegó a 24,8 por ciento en Argentina, cuando (excluido Venezuela) sólo en cuatro países de la región osciló entre el cinco y 6,5 por ciento anual (México, Uruguay, Guatemala y Nicaragua) y en el resto fue menor al cinco por ciento.

Esto impacta en los costos. En la cadena automotriz, el costo laboral argentino supera en 25 por ciento al de Brasil y es tres veces mayor que el de México.

La presión tributaria nacional agrega otro tanto. Según el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), con las reformas en Ganancias y en los derechos a la exportación, bajó de 26,3 por ciento a 24,9 por ciento en dos años.

Los cambios en Ganancias, seguridad social y el impuesto al cheque lo reducirán aún más este año. Pero el promedio de América latina es cuatro puntos menor, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) y el Gobierno no puede acelerar el proceso por el déficit fiscal.

Tampoco es fácil entender el llamado de Cabrera a que “se pongan a invertir y competir”, sin más, cuando dio de baja la Línea de Inversión Productiva, que financiaba a una tasa de entre el 17 y 19 por ciento. Las nuevas propuestas son a seis o siete por ciento actualizada según la unidad de valor adquisitivo (UVA), cuando se espera que la inflación llegue a 20 por ciento.

 

El recambio de modelo llegará a buen término sólo si la economía crece, aunque sea a tasas moderadas. Para eso, no hay tiempo para llanto ni para reproches.

Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter