Inicio | Opinión | Señales que pueden resultar contradictorias

Señales que pueden resultar contradictorias

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Señales que pueden resultar contradictorias

El presidente Mauricio Macri realizó una breve gira por Estados Unidos para promocionar las inversiones y los cambios en esa dirección a través del proyecto de reforma impositiva, que será enviado en las próximas semanas al Congreso nacional.

Macri decidió integrar la comitiva oficial con los gobernadores de Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe, con representantes de los principales bloques parlamentarios y con empresarios.

En los contactos con funcionarios norteamericanos y con empresarios de las principales compañías internacionales, como fueron los casos de los directores ejecutivos de The Coca Cola Company y Ab InBev, los mayores fabricantes mundiales de gaseosas y cervezas, respectivamente, Macri se encargó de destacar las potencialidades que ofrece la Argentina.

Ponderó la orientación económica del Gobierno, que quiere reducir el déficit fiscal para tornar viable el financiamiento del gasto público; el aliento al desarrollo del capital privado, y la asociación público privada en los proyectos de infraestructura necesarios para un crecimiento sustentable. Los objetivos y las acciones desplegadas por el Presidente merecen ser acompañados por los actores productivos, en busca de un mejor desarrollo, generación de empleo y reducción de la pobreza.

Sin embargo, el Gobierno deberá corregir algunos proyectos que podrían convertirse en un mensaje contradictorio respecto de los principios que proclama.

El aumento de los impuestos internos a la producción local de vinos, gaseosas y cervezas va en dirección opuesta a la posibilidad de que las compañías desarrollen multimillonarias iniciativas.

El impacto de esas bebidas en la salud de los argentinos deberá ser debatido en campañas públicas sobre el consumo en exceso, cuyos verdaderos efectos sobre el cuerpo humano siguen siendo materia de opiniones científicas contradictorias.

No es una buena señal que el país reduzca a cero el arancel y los impuestos internos para el ingreso de productos electrónicos, informáticos y de celulares, al tiempo que grava la producción de uva, que genera miles de puestos de trabajo y atrae millonarias inversiones por la calidad de los suelos y de los varietales argentinos.

Lo mismo ocurre con los biocombustibles elaborados en base a maíz, con especial desarrollo en Córdoba, y con la caña de azúcar, en el norte, los cuales sufrieron una rebaja en sus precios en la composición de las naftas. Esta medida desalienta futuras inversiones y perjudica la industrialización de la producción primaria.

La Argentina necesita inversiones genuinas, pero el respeto a la seguridad jurídica y a los proyectos en marcha no puede ser dañado por los alcances de una reforma impositiva parcial.

 

 

Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter