Inicio | Opinión | Julio De Vido en el banquillo

Julio De Vido en el banquillo

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Julio De Vido en el banquillo

Que haya permanecido en su cargo de ministro de Planificación Federal durante los 12 años de gobierno del matrimonio Kirchner, habla del peso propio de Julio Miguel De Vido en esa década larga, durante la cual ejerció un férreo control sobre la obra pública, el transporte y la energía.

Por presuntos ilícitos cometidos en esos 12 años de gestión, De Vido acumuló más de 120 causas judiciales. Algunas de las imputaciones son por casos realmente desmesurados.

Por ejemplo, resalta la causa por presunta malversación de 26 mil millones de pesos para modernizar la mina de Río Turbio, por la cual tiene pedido de captura formulado por un fiscal.

Desde el miércoles pasado, está sentado en el banquillo de los acusados en el juicio por la tragedia ferroviaria de Once, que en 2012 dejó 51 muertos y numerosos heridos. En este proceso, el ahora diputado kirchnerista debe afrontar los cargos de estrago culposo y fraude al Estado.

Casi en paralelo, la Justicia federal resolvió enviar a juicio a José López, exfuncionario de la cartera de De Vido que cobró notoriedad cuando fue sorprendido en el momento en que intentaba ocultar bolsos con millones de dólares en un convento.

Además, trascendió que en los próximos días podría dinamizarse una causa contra el hijo de la expresidenta Cristina Fernández, Máximo Kircner.

Esto ocurre en plena campaña electoral, de cara a las legislativas de octubre, lo que expone a los jueces o pone de manifiesto su olfato para detectar el sentido del viento del poder, que en este caso beneficia al presidente Mauricio Macri.

Pero para la salud del sistema democrático y los familiares de las víctimas de aquella tragedia ocasionada por el choque de trenes, es una causa importante.

De Vido no habló en la primera jornada del juicio. Antes, había manifestado que es inocente y repitió que se siente víctima de una persecución política.

Para esas madres y padres de las personas que murieron en el tren, es un acto de justicia que De Vido deba dar explicaciones, independientemente del resultado del proceso oral y público al que está sometido.

El fiscal está convencido de que el exministro conocía la debilidad de los controles sobre el sistema ferroviario y las falencias estructurales de ese medio de transporte, que es vital en la Capital Federal y en el conurbano bonaerense.

 

Si dejamos de lado las suspicacias y la curiosa evolución de los tiempos de la Justicia en la Argentina, está claro que el juicio por la tragedia de Once es una bocanada de aire fresco para la consolidación de las instituciones. 

Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter