Inicio | Opinión | El verdadero peso de los impuestos

El verdadero peso de los impuestos

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Alberto Abad, titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip). Alberto Abad, titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip).

Las reformas impositivas y laborales deben tender a igualar en materia tributaria a los distintos sectores productivos y de servicios, pero no a ahogar las posibilidades de crecimiento a través de una carga excesiva.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) anunció que a partir de 2018 los pagos de todos los impuestos nacionales se deberán realizar de manera electrónica, mediante transferencias desde cuentas bancarias o con tarjetas.

El titular del organismo, Alberto Abad, afirmó que la medida se inscribe en el proceso de bancarización de la economía y de combate a la evasión. La Afip se enfocará en detectar la evasión que se registra en la cadena de la carne, para lo cual se censaron los establecimientos que participan en las distintas etapas de la cadena productiva.

Es factible que desde el año próximo también sean alcanzados con una carga tributaria los servicios que se ofrecen a través de plataformas electrónicas para ver películas, escuchar música y contratar alojamientos privados y taxis.

El cerco que desplegará la Afip incluirá los acuerdos federales que está suscribiendo con las principales provincias para detectar casos de evasión.

En general, la política que desarrolla el organismo no puede ser discutida si se pretende una economía equitativa, en la que empresas y familias cumplan con el pago de los tributos en condiciones igualitarias.

Estas premisas, sin embargo, chocan con la calidad de las prestaciones que devuelve el Estado. Argentina es uno de los países latinoamericanos con más alta carga fiscal, pero los servicios en educación, salud, justicia y seguridad están lejos del peso que implican los impuestos.

Empresas y familias deben acudir a contrataciones privadas para mejorar la calidad de tales servicios o bien abonar un plus para acceder a un mínimo estándar de calidad. La infraestructura en rutas, en puertos y en comunicaciones es también deficitaria.

La iniciativa de la Afip se complementará con un amplio blanqueo laboral, para poner en un pie de igualdad a empresas registradas con las que están «en negro», según anticiparon diputados del oficialismo en Córdoba.

Todas estas acciones plausibles deben ser la contracara de un Estado eficiente. Lo contrario implica seguir recargando el peso de los impuestos en un determinado grupo de contribuyentes, que ya fue detectado y es controlado de diversas formas en el pago de sus obligaciones.

Las reformas impositivas y laborales deben tender a igualar en materia tributaria a los distintos sectores productivos y de servicios, pero no a ahogar las posibilidades de crecimiento a través de una carga excesiva.

El peso de los impuestos vinculado con prestaciones de calidad por parte del Estado es un equilibrio por alcanzar si se quiere lograr el cambio cultural que se pregona.

 

 

Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter