Inicio | Opinión | Sueños de jóvenes latinoamericanos: estudiar en el extranjero

Sueños de jóvenes latinoamericanos: estudiar en el extranjero

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Sueños de jóvenes latinoamericanos: estudiar en el extranjero

Por desgracia, todavía en Latinoamérica se invierte menos de uno por ciento del producto interno bruto en investigación.

Estudiar una carrera o hacer una maestría o doctorado en el extranjero es uno de los sueños de muchos jóvenes latinoamericanos. Sin embargo, después de terminados los estudios, ¿qué?

Yo soy una de las jóvenes que han logrado ese sueño. Soy cubana y estoy haciendo mi doctorado en la Universidad de Zaragoza, como parte de un programa muy singular llamado Eudime (del inglés Erasmus Mundus Doctorate in Membrane Engineering).

Mi investigación consiste en potenciar la formulación de medicamentos utilizando sistemas de membranas. Hice estancias de investigación en la Universidad Paul Sabatier, de Toulouse, Francia, y en la Universidad de Calabria, Italia. Es una vida llena de emociones en la que, además de aprender a ser un buen científico, aprendes a relacionarte con nuevas culturas.

Durante mi estancia, coincidí con muchos estudiantes latinoamericanos, con los cuales compartí experiencias. He conocido a ecuatorianos, a argentinos, a costarricenses, a venezolanos, a hondureños y a peruanos.

Todos con el mismo sueño de lograr, a través de la investigación, un mundo mejor, ya sean nuevos medicamentos, energías renovables, cuidado del medio ambiente, electrónica e informática avanzada. Todos con mucho potencial y nuevas ideas que podrían ayudar al desarrollo de Latinoamérica.

Historias personales

Tal es el caso de Marialis Giraud Billoud, una joven argentina que está haciendo una maestría en energías renovables en Francia.

Llegó a Europa con la beca del gobierno argentino Bec.Ar y en la actualidad investiga cómo utilizar el hidrógeno para producir energía.

En su país, debido a la crisis, el ámbito de la ciencia fue uno de los rubros afectados, por lo que en estos momentos se está cuestionando si continuará su carrera en la rama de la investigación o si dará un giro hacia la industria.

Sin embargo, tiene esperanzas de que en los próximos años aumente la inversión en investigación en Argentina.

Para Estela Narváez, una ecuatoriana que cursa un doctorado en Informática en la Universidad de Calabria, la estancia en Italia fue muy satisfactoria, ya que, además de estudiar su carrera, conoció otras culturas, ganó en independencia y aprendió a valorar a su familia.

Estudia algoritmos de clasificación para bases de datos grandes, con el fin de encontrar anomalías en ellas y poder optimizar tiempo y recursos.

En su criterio, en la actualidad Ecuador es un país mucho más estable que en años anteriores, por lo que considera que hay mucho futuro para los jóvenes que regresen a su país formados en el extranjero, y que estos pueden ser capaces de aportar nuevos conocimientos para sacar adelante el país.

Por su parte, el venezolano Jesús Villalobos está haciendo un doctorado por medio de un contrato del gobierno francés. Estudia nuevos procesos de tratamientos de agua doméstica.

Se siente muy a gusto en el medio cosmopolita de Francia y considera que su estancia en Europa ha sido muy importante para su formación.

Sin embargo, considera que en su país el área de las investigaciones está decayendo, porque no hay fácil acceso para los materiales necesarios para realizarlas.

La chilena Camila Rivera hace un doctorado en Francia gracias a una beca de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica de Chile. Su tema de investigación son los catalizadores en reacciones químicas.

Para ella, fue muy importante la creación del Ministerio de Ciencia en Chile, pues tuvo una repercusión positiva para las investigaciones y le dio mayor importancia a esta esfera dentro del ámbito nacional.

Sin embargo, considera que la poca relación de la ciencia con el ámbito productivo hace que la investigación se enfoque fundamentalmente en la academia. Sueña con regresar a su país, desarrollarse en la academia y poder aplicar la ciencia en la industria.

De cara al futuro

Estas son las vivencias de algunos de los jóvenes latinoamericanos que hoy en día se encuentran superándose fuera de sus países de origen.

En la actualidad, los gobiernos de esta región hacen un esfuerzo muy grande para formar doctores en universidades europeas, pero, por desgracia, todavía en Latinoamérica se invierte menos de uno por ciento del producto interno bruto en investigación, mientras que el promedio internacional destinado a este campo es de un 2,2 por ciento.

Además, las investigaciones están centradas en unos pocos centros de elite y no distribuidas por toda la región; y los salarios en las universidades son mucho más bajos que en otros sectores, lo cual provoca que se pierda mucho del esfuerzo y el talento de los jóvenes investigadores formados.

Esperemos que en el futuro estos jóvenes puedan retornar a sus países y encuentren en ellos condiciones favorables para desarrollar sus investigaciones y de esta forma contribuir, con todos los conocimientos y la experiencia que adquirieron, al desarrollo científico de la región.

 

 

* Investigadora científica

Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter