Inicio | Opinión | Horizonte promisorio para un presente difícil

Horizonte promisorio para un presente difícil

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Horizonte promisorio para un presente difícil

El presidente Mauricio Macri firmó –junto con los gobernadores de Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe, sindicatos y empresarios de la industria automotriz– un acuerdo para relanzar el sector con el objetivo de producir un millón de vehículos en 2023.

El convenio prevé la inversión de cinco mil millones de dólares en el próximo bienio y la generación de 30 mil empleos directos y de unos 150 mil indirectos, en los anillos de proveedores y de fabricantes de insumos básicos para la industria.

Entre los objetivos, se plantea también una reducción de la carga fiscal, en especial para las unidades exportadas, acceso al crédito, reducción del ausentismo laboral, capacitación, mayor integración de autopartes locales, diversificación de las ventas al exterior para atenuar la «Brasil dependencia» y precios competitivos.

También establece una hoja de ruta para llevar la producción local de vehículos de 493 mil unidades en 2016 a 750 mil en 2019, para llegar al objetivo de un millón en 2023.

Los lineamientos generales del programa fueron recibidos con beneplácito por las autoridades involucradas de las tres provincias y por los principales actores de la cadena productiva. El entramado del sector reúne a 11 terminales, medio millar de autopartistas y a unos 120 puestos directos.

Esta inyección de optimismo en la industria automotriz es particularmente visible en Córdoba, dado el asentamiento de cuatro fábricas terminales y un sinnúmero de proveedores en primero y segundo grado.

Sin embargo, aún resta una tarea intensa para lograr los objetivos fijados en una economía que ha perdido competitividad por la inflación interna (pese a la reducción notable en relación con un año atrás), la fortaleza del peso ante el dólar y la fuerte suba en el valor de los servicios.

En 2017, la producción de vehículos en la Argentina rondará las 500 mil unidades, con una integración de 20 por ciento a 25 por ciento, según el modelo. Las terminales prevén entregar a las concesionarias unas 750 mil unidades, diferencia que se cubrirá con automóviles importados, lo que demuestra el enorme paso que falta dar para lograr el ensamble de los modelos que demanda el mercado.

El proyecto de casi duplicar la integración por los autopartistas locales tendrá que superar escollos como una elevada presión impositiva, servicios y mano de obra a precios superiores a los internacionales, y el mantenimiento de reglas claras, pues las inversiones en la industria demandan cifras millonarias.

 

La reconversión para alcanzar tales metas demanda creatividad, innovación y trabajo en conjunto. Los planes oficiales deberán asimilarse como políticas permanentes. Tales acciones tornarán más creíble la posibilidad de alcanzar un futuro promisorio a partir de un presente difícil.

Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter