Inicio | Nacionales | Verdades y mitos sobre las propiedades curativas de la marihuana

El doctor Marcelo Morante explica los efectos paliativos del cannabis medicinal

Verdades y mitos sobre las propiedades curativas de la marihuana

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
El doctor Marcelo Morante, de General la Madrid, es uno de los especialistas más importantes que tiene el país sobre el uso paliativo de la marihuana El doctor Marcelo Morante, de General la Madrid, es uno de los especialistas más importantes que tiene el país sobre el uso paliativo de la marihuana

El profesional es oriundo de General La Madrid, estudió sobre el tema en Canadá, aplicó el medicamento en un familiar. Sostiene que es de baja toxicidad y sus beneficios superan ampliamente sus potenciales riesgos. Sus principales beneficios paliativos se producen en enfermos de cáncer, de esclerosis, Párkinson, epilepsia, entre otras dolencias

La marihuana que se obtiene de la planta cannabis sativa es una de los estupefacientes más populares del mundo por sus efectos, por lo que se lo asocia con actitudes decadentes, por sus efectos adictivos, que en muchos casos es la puerta de entrada de otros alcaloides más potentes y más perniciosos, pero la cannabis sativa, de la que se obtienen sustancias psicotrópicas como la marihuana y el hachís, se emplea desde hace milenios para fines terapéuticos, aparte de los consabidos fines recreativos. No obstante, sus propiedades medicinales continúan siendo cuestionadas por el debate social y político que suscitan, a pesar de que los efectos paliativos de los cannabinoides han sido probados y han impulsado de hecho su legalización en algunos países.

Según un nuevo estudio, el aceite de cáñamo presente en esta planta, que no contiene el cannabinoide THC y por tanto carece de efectos estupefacientes, es altamente beneficioso para el organismo por su contenido en ácidos grasos omega-3 y omega-6.

El grupo de investigación Plantas Medicinales de la Universidad de Sevilla analizó los efectos del consumo del aceite de cáñamo a través de un modelo experimental de fibromialgia en ratones. La dieta basada en este alimento disminuyó la sensibilidad al dolor, mejoró el componente inflamatorio y revirtió otros muchos síntomas en los animales enfermos. Los científicos descubrieron que la grasa obtenida de las semillas de la planta contenía multitud de componentes saludables, entre ellos ácidos grasos omega-3 y omega-6, dos biomoléculas que combinadas adecuadamente resultan más beneficiosas que el suministro exclusivo de omega-3 a través del pescado azul.

En efecto, investigaciones previas han advertido del perjuicio de una dieta con un desequilibrio en las cantidades de omega-3 y omega-6, siendo este segundo el que consumimos generalmente en exceso al estar cada vez más presente en alimentos precocinados. El aceite de cáñamo aporta una cantidad proporcionada de ambos ácidos grasos poliinsaturados, por lo que resulta beneficioso a nivel cardiovascular y cerebral, además de regular el metabolismo del colesterol e inhibir la agregación plaquetaria por la acción de sus componentes minoritarios.

Por todo ello, los expertos concluyeron que el aceite de la planta del cannabis posee unas buenas características organolépticas, que son especialmente notorias si lo consumimos sin calentarlo.

 

De Canadá a la Argentina

 

El intendente del distrito vecino de General La Madrid es uno de aquellos fervientes defensores de esta propiedad del cannabis y desde el mismo momento de su puesta en funciones a fines de 2015 se lanzó a la cruzada de lograr que su distrito sea un lugar del cultivo del cannabis.

También de General La Madrid es el médico Marcelo Morante, uno de los profesionales que más ha investigado sobre el tema e incluso utilizó cannabis medicinal en un familiar enfermo de un lupus, y logró con ello una mejor calidad de vida de la persona en cuestión.

Morante es profesor en la Universidad Nacional de La Plata y ejerce su profesión en esa ciudad, en diálogo con Nuevo Día el profesor abundó en detalles acerca del tema.

«En 2014 viajé a Canadá para estudiar acerca de cannabis medicinal y de allí traje la idea de investigación y uso aquí en la Argentina», contó Morante.

 

-¿Cómo se despertó su interés en el tema?

-Dos situaciones fueron las que despertaron mi interés sobre el tema. Por un lado la enfermedad de mi hermana que padecía lupus, que le provocaba convulsiones que no respondían al tratamiento con las medicaciones tradicionales. Por otro lado en la facultad estábamos desarrollando tratamientos de supresión del dolor con terapéuticas alternativas a las tradicionales y aparecía el cannabis como una opción muy importante. Entonces aprovechando que tenía un amigo en Canadá que estaba en el tema, viajé a ese país en 2014. Entonces para tratar el lupus de ella es que aplicamos al tratamiento que tenía prescripto le agregamos el cannabis. (ver aparte). Cuando llegué de vuelta aquí teníamos muchos pacientes con cáncer, con epilepsia refractaria, párkinson, que podían ser tratados de esta forma, por lo que nos impusimos la tarea de promover una ley, que regulase el uso del cannabis, de modo que estoy feliz ahora porque hemos contribuido al desarrollo y sanción de esa ley.

 

-¿Cómo es el cannabis medicinal?

-Lo que uno se asegura es que la planta tenga una genética determinada  y las condiciones del cultivo. Eso hace que las plantas tengan la misma concentración de los cannabinoideos  que son los componentes activos de la sustancia. Al tener ese conocimiento el profesional puede indicar esa sustancia. Al no haber una reglamentación de la ley recientemente sancionada, en la Argentina el profesional no sabe que concentraciones tiene esa planta. Es por eso que es necesaria la ley, para que haya estándares comunes y uno de esa manera pueda uno agarrar una planta y cualquiera de sus flores y tengan los mismos componentes y de esta manera sus efectos son predecibles.

 

-¿Cómo se suministra, en jarabe, con un inyectable, en el alimento?

- La ley dice que se incorpora al registro nacional de documentos y dice además que se incorporan a través de una aceite, pero todavía no salió el marco regulatorio. La ley dice que el estado favorecerá las investigaciones y va a asegurar la gratuidad del producto. Esos son los requisitos más importantes para generar lo que se llama cannabis medicinal. El cannabis que más conocemos nosotros es el que toman los niños, por lo que conocemos como resiliencia refractaria que se le da con una jeringuita en la boca.

 

Patologías

 

- ¿En qué patologías sirve el cannbis?

-Está muy extendido en el mundo el uso para dolor y cáncer, dolor y esclerosis múltiples, SIDA, epilepsia refractaria, aparece usado también en el párkinson, entre otras.

 

-¿Es decir un amplio espectro de uso medicinal?

-Ese amplio espectro  tiene un gran impacto sobre  dolor, humor, sueño y el apetito, síntomas que son muy frecuentes en las enfermedades clásicas. Lo que hace el cannabis es modificar un sistema propio. Cuando se trata de enfermedades terminales, permite que el paciente viva mejor, que pueda ingerir alimentos sin sentir dolor, entre otras cuestiones. Al ver en las investigaciones todos los cambios que producía en el sistema cardiovascular, en las articulaciones, etc, se comenzó a percibir que tenía mucha incidencia en los sistemas neuroreguladores

 

-¿El Intendente de General La Madrid ha estado detrás de este tema verdad?

-Sí. Junto a él vamos a ir a ver a la presidenta de la comisión de salud de la provincia de Buenos Aires para de a poco reactivar el tema de los cultivos. Así como el estado se propone ser el productor del fármaco, La Madrid se propone ser el primer productor de cannabis de la región.

 

-¿No hay peligro de que ese cannabis se pueda utilizar para fines no medicinales?

-Ese cannabis sería caro de consumir porque es un producto con estándares de calidad, o sea que los mercados no se cruzan porque son dos situaciones completamente distintas. Uno es un cannabis silvestre, en el cual no se toma ningún tipo de recaudo en cuanto a contaminación y concentración y el otro es un psicofármaco. O sea que  con el costo que tiene un psicofármaco hace que los mercados se separen.

 

-¿Qué otra cosa se puede decir en favor del cannabis medicinal?

-Es una sustancia de baja toxicidad, y más allá de la concepción negativa que tiene la sustancia en la sociedad, al hablar de baja toxicidad si se lo compara con la morfina y ve un gran impacto en lo que es calidad de vida.  Es un gran paliativo de síntomas. Eso lo vuelve en una herramienta estratégica.

 

-¿Produce adicción?

-Produce la misma adicción que otras sustancias. Si hablamos de morfina también la produce. La mayor parte de las cosas que utilizamos en el ámbito medicinal producen adicción. Pero uno contempla una regla de riesgo - beneficio y cómo médicos decidimos si esa sustancia es adecuada. 

 

 Cabe señalar finalmente que en Canadá Morante estuvo capacitándose en la Universidad de Mcgill, donde se estudia el tema del uso medicinal del cannabis desde hace poco menos de 30 años. Además, desde allí salió el premio Nobel de Medicina 2016.

Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (1 publicado)

avatar
casandra 08/04/2017 22:09:25
Mi abuela es usuaria de aceite de cannabis. Existen psicofármacos que producen efectos adversos y adicción. El aceite, no lo produce. Cambió su calidad de vida. Celebro la nueva ley, y ruego se permita el autocultivo para tranquilidad y bienestar de tod@s. Esa es la lucha que aún está pendiente. Ojalá los médicos en general, sobre todo de ésta ciudad, tengan esa mirada amplia, investigadora y atenta del Dr. Morante. Apoyo ésta Ley, el autocultivo y las medicinas alternativas y naturales.
total: 1 | mostrando: 1 - 1

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter