Inicio | Locales | El suarense Francisco Schilereff entre los 20 mejores bailarines senior en New York

El suarense Francisco Schilereff entre los 20 mejores bailarines senior en New York

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Francisco Schilereff y Brittney Maerker, representantes del Cary Ballet, en el YAGP Francisco Schilereff y Brittney Maerker, representantes del Cary Ballet, en el YAGP

Clasificó en la final del Youth America Gran Prix (YAGP), el concurso de danza clásica y contemporánea para estudiantes más grande del mundo. Le ofrecieron contratos laborales para las compañía Miami City Ballet, de Florida y Orlando Ballet, de Orlando.

El bailarín suarense Francisco Schilereff concretó uno de sus sueños en Nueva York, logró clasificar para la ronda final entre los 20 mejores de su categoría, en la Youth América Gran Prix (YAGP) el concurso de danza clásica y contemporánea para estudiantes más grande del mundo.

Luego, no resultó en los primeros puestos, pero ya el hecho de haber llegado hasta allí fue un sueño cumplido asío como el de lograr dos importentes ofertas laborales por parte de la compañía Miami City Ballet, de Florida y Orlando Ballet, de Orlando.

También ganó becas para cursos de verano de prestigiosas escuelas de ballet norteamericanas: Pittsburg Ballet Theater School, Washington Ballet, Orlando Ballet, Joffrey Ballety American Ballet Theater, entre otras destacadas oportunidades.

Asimismo clasificó para la segunda compañía del Jofffrey Ballet (Chicago) y del Sarasota Ballet (florida). Ahora, deberá sentarse a analizar las propuestas que podrían marcar el rumbo de su historia como bailarín cláscio que comenzó a los 12 años, en Pigüé, de la mano de la docente Laura Burggi y que en los últimos años estuvo a cargo de la reconocida María Elena Ruiz, quien fue destacada como mejor maestra en este mismo evento (YAGP)

Sus padres casi no durmieron en las noches de la competencia, esperando que los resultados les llegaran vía whatsapp, ya que por cuestiones económicas no pudieron estar junto a su hijo en EE.UU.

Después de presentar la variación contemporánea y la clásica, en el YAGP, el jurado eligió a algunos bailarines que pasaban a la ronda final, Francisco fue uno de los elegidos entre un total de 20 varones entre 15 a 19 años.

 “Sentí mucha felicidad. Me sentí privilegiado por el hecho de clasificar en la ronda final entre el top 20 de la categoría senior hombres, de tener la posibilidad de bailar en el Lincoln Center y de formar parte de esta competencia tan importante a nivel mundial”, dijo Francisco.

Un momento clave en la competencia fue, justamente la presentación en la ronda final, en el Lincoln Center.

 “Recordé lo mucho que soñaba y admiraba de pequeño a los bailarines que en su momento tuvieron la oportunidad de estar en las finales del Youth América Grand Prix, y al verlos pensaba 'quien pudiera tener la suerte de ellos, de lograr bailar a ese nivel, en las finales de New York', y al pensarlo me llene de emoción”, contó.

 “Fue ahí cuando decidí disfrutar la presentación sin importar los resultados finales, y claramente, fue una de las presentaciones que más disfruté de mi vida, porque me permití disfrutarlo y dejar las preocupaciones y los nervios de lado, fue un momento muy emocionante”, dijo.

Asegura que la experiencia le dejó grandes aprendizajes, no solo a nivel profesional sino personal.

 “En esta competencia me di cuenta que no importa que tan difícil es llegar a tu meta, de cumplir lo que planeás para el resto de tu vida, que con trabajo y dedicación las cosas se logran, y que hoy quizás sí estás lejos de tu sueño, pero no sabés en qué posición estarás mañana, y quizás día a día estás un paso más cerca de lograrlo”, añadió.

A partir de las ofertas laborales que recibió Francisco en los próximos meses iniciará su carrera profesional.

 “Si bien aún no decidí en qué ballet específicamente, sé que continuaré con mi carrera artística aquí, en los EE.UU”, destacó.

“Sentí mucho cariño durante estos días, de mis maestros María Elenea Ruiz y Heather Iler, de mi familia, amigos, y hasta de gente que nunca había escuchado antes, que se toman un tiempo para escribirme y apoyarme de alguna manera, deseándome suerte o alegrándose por lo que está pasando”, dijo.

 

   Orgullo de mamá

 

Su mamá María Delia Hirsfeld, se emocionó al hablar de su hijo.

"Recién ahora me pongo un poco nerviosa pensando que está tan lejos, pero yo sabía que iba a llegar. Confié siempre, siempre en él", comentó.

"Desde muy chico tuvo muy claro lo que quería y yo siempre lo ayudé y estuve. Siempre nos costó mucho. Llegamos los dos, con mi marido, a tener dos trabajos cada uno", contó.

En la mayoría de los viajes, ni siquiera pudo acompañarlo, porque debía trabajar (lo hace en un Centro de Día y cuida a adultos mayores) y porque no alcanzaba el dinero para más de un pasaje.

"Desde muy chiquito tenía una agenda con todo lo que quería: subir a un avión, bailar en una compañía, vivir solo. ¿Qué más puede agradecer una mamá que llegue hasta donde llegó?", dijo.

El sacrificio fue de todos.   Incluso de su hermana, que llegó a vivir en residencias en las que no estaba muy cómoda, para no ocasionar gastos.

"Ella decía: ‘guardá esa plata para Fran que la necesita para viajar’", contó.

Francisco aprovechó cada oportunidad para pulir su estilo y su técnica. Acompañó el talento con trabajo. Ahora deberá decidir cómo sigue su carrera, que está en alza.

"Sé que va a llegar mucho más lejos, porque ama bailar, es un chico inquieto, no para", dijo muy emocionada su mamá.

 

Su carrera

 

Antes de cumplir los 12 años Francisco tomó clases en la escuela de Julio Bocca y el coreógrafo Ricky Pashkus. De regreso a Suárez, sus padres lo anotaron para que tomara clases con Laura Burggi, en Pigüé.

Viajaba todas las tardes, practicaba cuatro horas y volvía de noche.

Empezó a formarse para los concursos y a ganarlos siempre. Siempre dijo que quería ser bailarín clásico.

A partir de los 15 años, su crecimiento fue imparable.

El concurso Danzamérica, que se realiza cada año en Córdoba, fue su plataforma de lanzamiento. Allí ganó varias becas en el exterior para perfeccionarse.

Desde hace dos años recibe formación en el Cary Ballet de Carolina del Norte, con beca completa. Su profesora es la destacada venezolana María Elena Ruiz. Allí se preparó durante todo el año pasado. (La Nueva)

 

 

Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter