Inicio | Locales | “Si es bueno vivir, todavía mejor es soñar”

Elsa Felipovich

“Si es bueno vivir, todavía mejor es soñar”

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
La artista plástica Elsa Felipovich presentó una impresionante variedad de dibujos, llenos de color. La artista plástica Elsa Felipovich presentó una impresionante variedad de dibujos, llenos de color.

La artista plástica suarense presentó el fin de semana en el Mercado de las Artes su obra ‘mi vida en flor’, una serie de dibujos llenos de magia y color. Por la mañana del sábado se desarrolló además, un workshop de Marketing con gran cantidad de asistentes.

Elsa Felipovich celebró sus 50 años con el arte de una manera muy especial: devolviendo a la comunidad lo que ella recibe.

Es por ello que el sábado se desarrollaron varias actividades a beneficio de la Asociación Andante, cooperadora de la Escuela de Música Municipal.

Por la mañana se desarrolló un taller de Marketing Relacional a cargo de dos profesionales, y por la tarde se inauguró la muestra “mi vida en flor”, de la que formaron parte una gran cantidad de dibujos de la artista, llenos de talento, creatividad y color.

Para presentar la muestra, el director de Cultura Alberto Guede agradeció el acompañamiento de familiares, colegas, amigos, seres queridos de la artista, y vecinos que se acercaron para compartir la jornada.

“Estamos festejando 50 años de vida artística de nuestra querida artista visual Elsa Felipovich, ‘Mi vida en flor’. Todo lo recaudado fue donado a la Escuela Municipal de Música, a la que Elsa está íntimamente relacionada”, comenzó diciendo Guede. “Sabemos que las cooperadoras son el alma máter de las instituciones, y la Asociación Andante tiene puesta la camiseta de nuestra escuela y trabaja con ahínco. Toda esta maravilla que vemos es dibujo, no es pintura. Llena de asombro el trabajo de Elsa y la velocidad con la que trabaja”.

 

En palabras de su profesora

 

A su turno, la artista plástica Guillermina Victoria, profesora de dibujo de Elsa, hizo referencia a la protagonista. “Elsa encuentra, en la fuerza de su naturaleza, el motivo y lo vuelve testimonio. Es durante ese proceso cuando sus jardines se revelan en un intrépido manifiesto pleno de riqueza metafórica. Comprende su esencia desde la expresión creativa, estética, artística, ética y sagrada, indaga en su pasado y traza líneas que, en su relato, denotan acontecimientos que estallan en el momento adecuado. Entonces, con vehemente lucidez afirma frente al lienzo que las flores están allí, que siempre estuvieron. Que nacen solas desde el color para abrir un juego que se organiza de manera espontánea, con potencia indómita. Captar impresiones fugaces desde la mancha, hacerlas instante y perpetuidad, es detener la belleza y contemplar. Belleza que ofrece detectar ausencias y presencias sutiles en una superficie de ritmo cambiante, para sentir la melancolía, las añoranzas, la fertilidad y la abundancia como recursos para pensarse.

‘Tal vez le debo a las flores el haberme convertido en pintor’ dijo Claude Monet. Y sé que en ella late la misma deuda”, culminó Guillermina Victoria.

 

“La vida ha sido muy generosa conmigo”

 

Por su parte, Elsa Felipovich agradeció a los presentes. “Desde la mañana estamos sumando emociones, sobre todo por el acompañamiento”, expresó. “A veces es difícil decir lo que se siente con palabras, porque los sentimientos son abstractos. Pensé en estos días que si es bueno vivir, todavía mejor es soñar”.

“Hoy uno de mis sueños se hizo realidad. Cada mañana, cuando abro mis ojos que son los dos regalos más maravillosos que me dio Dios, veo que la vida ha sido muy generosa conmigo y pienso que también es muy bueno ver a la vida con el corazón”, continuó. “Yo no soy perfecta, pero cuando veo mi familia, mis hijos, mi hijas políticas, mi nieto, a todos ustedes que me quieren y los quiero, cuando hay gente que hace cosas por los demás, entonces digo que esta, sin duda, es mi mejor obra. Muchas gracias a todos porque son parte de mis sentimientos, si ustedes no existieran, si no me harían llorar, emocionar, acompañar, estar desde siempre, yo quizá no pudiera plasmar en mi obra esto. Gracias por esta obra sin igual que son ustedes. ¿Cómo no voy a decir que mi vida está en flor?”

La artista parafraseó a Pablo Neruda, autor que admira. “de la vida no quiero mucho. Quiero apenas saber que intenté todo lo que quise, tuve lo que pude, amé lo que valía la pena y perdí apenas lo que nunca fue mío”.

Más tarde, fue el momento de los agradecimientos de la artista hacia quienes hicieron posible la muestra, y finalizó dedicando su primer libro-objeto de arte al retoño familiar, su nieto Bautista. “Es un cuento que pertenece a una serie llamada ‘jugando a la escondida’, y el que presentó se llama ‘el jardín encantado’”, explicó. “Lo que más quiero, en nombre de Bautista, pedirle al creador que él agradezca siempre el acceso a las letras. Bautista, tenés que también pedirle siempre que haga triunfar el bien sobre el mal, y él – el Señor que todo lo ve y todo lo puede – hará que todos los niños del mundo puedan leer y de ese modo, salir de la jaula de la ignorancia. Así que confórmate con tu destino, Bautista. Y tus condiciones, y te bendiga Dios”, finalizó Elsa Felipovich.

 

Gratas sorpresas

 

Al ingresar a la muestra, se pudo disfrutar de dulces melodías interpretadas en instrumentos de viento a cargo de Marcos Wesner.

Luego de la presentación, los presentes fueron invitados a realizar un cuadro comunitario, que será destinado a la nueva sede de la Escuela de Música. Eligiendo diferentes materiales, cada asistente pudo dejar su huella en el lienzo.

Más tarde, disfrutaron de un lunch acompañado de excelente música, una selección de tangos interpretados en el bandoneón del maestro Albino Lang, acompañado del teclado del maestro Ángel Schamberger y del contrabajo del profesor Joaquín Meier.

 

Exitoso taller de Marketing Relacional

 

Por la mañana del sábado, en el marco de los 50 años de Elsa con el arte, se llevó a cabo en la Sala Bicentenario, un workshop sobre Marketing Relacional, a cargo del Lic. Claudio Enríquez y el Diseñador Gráfico Eduardo Forte, hijo de Elsa, con el auspicio de la Dirección de Cultura de la Municipalidad de Coronel Suárez.

La propuesta estuvo orientada a las pymes, los artistas, los emprendedores y  para toda la gente que se quiere posicionar en el mercado, o que ya está en el mercado y quiere reinventarse.

Los organizadores se vieron sorprendidos por la cantidad de asistentes, por lo que debieron agregar más mesas al lugar.

 

Con palabras claras, humor y una gran interacción con el público, el Lic. Enriquez explicó las técnicas para abrirse camino en el mercado, ya sea imponiendo una idea o potenciando un producto existente.

Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter