Inicio | Locales | “Como sociedad hemos ido creciendo al aceptar que todos somos diferentes”

21 de marzo, día Mundial de Síndrome de Down

“Como sociedad hemos ido creciendo al aceptar que todos somos diferentes”

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Sonia Escobar, Secretaria de la Escuela de Educación Especial Nº 501 Sonia Escobar, Secretaria de la Escuela de Educación Especial Nº 501

Con motivo de sumar a la concientización respecto de este trastorno genético, Nuevo Día se reunió con la Sonia Escobar quien dio a conocer detalles del mismo, cómo cambió su concepción a lo largo de la historia y la tarea de la Escuela Especial Nº 501.

El acceso adecuado a la atención de la salud, a los programas de intervención temprana y a la enseñanza inclusiva, así como la investigación adecuada, son vitales para el crecimiento y el desarrollo de la persona.

En función a eso, en diciembre de 2011 la Organización de las Naciones Unidas designó el 21 de marzo Día Mundial del Síndrome de Down con el propósito de que la sociedad tome mayor conciencia, especialmente a nivel familiar, respecto de las personas con Síndrome de Down.

El síndrome de Down aparece durante la gestación del bebé, como un fallo cromosómico. El fallo en concreto se produce en la réplica del cromosoma 21, provocando que en lugar de dos haya tres cromosomas (trisomía 21). Este cromosoma de más es el que provoca los problemas a la hora de desarrollar el cuerpo y el cerebro del bebé.

En diálogo con Nuevo Día, Sonia Escobar, Secretaria de la Escuela de Educación Especial Nº 501 “María Montessori”, comentó: “Este año la escuela cumple 50 años, fue fundada un 8 de septiembre de 1969. También, cumple 70 años la Dirección de Educación Especial. Así que, para todos los que nos dedicamos, trabajamos y tratamos de aportar desde nuestro humilde lugar algo para la educación especial es un año importante. Por eso, estamos en el marco de esos festejos organizando actividades desde los distintos servicios”.

 

La tarea de la institución

 

En cuanto a la misión que cumple la Escuela Especial, Sonia explicó: “Nuestra escuela abarca varios servicios. Si bien fue fundada para la discapacidad intelectual, a nuestra escuela asisten chicos con sordera, hipoacusia, disminución visual, ceguera, discapacidad motora, trastornos de personalidad”.

“Abarcamos una amplia gama porque es la única escuela que hay en Coronel Suárez y, dentro de lo que es el distrito, tenemos otra escuela en Huanguelén. No sólo atendemos a los alumnos que están en sede, sino también a los alumnos que están incluidos dentro de los servicios educativos de nivel inicial, primario y secundario; que es lo obligatorio y hasta ahí acompañamos nosotros”, continuó.

 

El síndrome de Down

 

Hemos ido evolucionando como sociedad, según mencionó Escobar. “De a poco y con los grupos que van emergiendo, intentando hacer valer los derechos que cada uno tiene por ser único e irrepetible. Más allá del Síndrome de Down, creo que como sociedad hemos ido creciendo al aceptar que todos somos diferentes y que cada uno tiene sus características propias”.

En cuando al Síndrome de Down, explicó: “Dentro de las características propias, hay una cuestión genética que viene con él y por eso se elige como fecha el 21 de marzo. Tiene que ver con eso porque es la trisonomía del par 21”.

“En realidad, no es un día de festejo sino más bien un día de concientización. Como sociedad, debemos ponernos a pensar en los derechos de las personas que tienen características distintas al común. En este caso, sería el Síndrome de Down; como también existe el día del autismo”, añadió la Secretaria.

La institución, acompaña y apoya a las familias a vivir la realidad que les toca; conforme expuso Sonia. “Tenemos que acompañarlos para que puedan insertarse socialmente y sean aceptados. A la vez, cumplir el rol social que a todo ser humano le corresponde por ser persona”.

 

Un cambio de perspectiva

 

Escobar, relató cómo fue modificándose la representación del Síndrome de Down a lo largo del tiempo: “Antiguamente, una persona que nacía con algún tipo de discapacidad era expulsado de la sociedad. No existían las escuelas especiales. Generalmente, la persona permanecía en su casa. Los chicos no eran escolarizados y eso era vivido como algo natural”.

“Si nos remitimos a la historia, era vivido como un castigo divino. Entonces, había mucha culpa.

Gracias a Dios, se fue modificando y fuimos avanzando hasta poder ver a las personas que nacen con algún tipo de discapacidad como la posibilidad que tenemos de crecer como personas, ya que es mutuo lo que uno da y recibe para complementarse”, agregó.

A continuación, hizo referencia a una frase que puede ver cada mañana sentada en su escritorio: “Tengo un cartelito que dice que hay muchas formas de ser discapacitado y la única peligrosa es la de no tener corazón. Es decir, a mí me puede faltar un dedo, un poco de inteligencia o alguna habilidad cognitiva para hacer determinadas cosas; pero si no tengo amor para poder enfrentar la vida, tenga la máxima discapacidad”.

Por último, la Secretaria de la institución quiso aprovechar la oportunidad para convocar a todas las personas que han pasado por educación especial ya sea trabajando, como auxiliares, como docentes, como padres de familia o alumnos. “Los invito a esta escuela, que traten de acercarse, porque en septiembre van a hacer los actos más importantes. Entonces, la idea es que todos podamos formar parte de eso y estar ahí para levantar la copa o lo que vayamos a ofrecer”.

 

 

Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter