Inicio | Locales | “Soy la primera mujer que trabajó en las oficinas de Dirección de la Energía”

Mujeres que dejan huella

“Soy la primera mujer que trabajó en las oficinas de Dirección de la Energía”

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
“Soy la primera mujer que trabajó en las oficinas de Dirección de la Energía”

Gladys Meyer, a solas con Nuevo Día, relató su historia personal como modelo a seguir. Una mujer que logró el éxito siendo ama de casa, madre y profesional gracias al apoyo de su marido y sus seres queridos.

Gladys Meyer, Profesora de Historia e Investigadora, se reunió con Nuevo Día para dejar testimonio de esta lucha por la liberación femenina. La semana pasada, se conoció sobre su infancia, sus épocas de estudiante y trabajadora.

 

De La Plata a Coronel Suárez

 

Gladys, habló sobre el motivo que la convirtió en ciudadana suarense: “Me enamoré y nos vinimos a vivir a Suárez. Yo vine trasladada por Dirección de la Energía, repartía recibos de luz porque en ese momento lo repartían los empleados”.

“Soy la primera mujer que trabajó en las oficinas de Dirección de la Energía, acá, en Suárez.

De acuerdo a la cantidad de recibos que repartía, eran las horas de trabajo. Entonces, repartía recibos de luz y eso me permitía salir a dar clase”, añadió.

A continuación, Meyer confesó algunas intimidades: “Me casé en el año ‘80 y mi primer hijo nació en Julio, el día de la electricidad, en el año ‘82. Ya no trabajaba en DEBA, había renunciado porque había tomado muchas horas de clase y no se justificaba tener ese puesto de trabajo. Necesitaba toda la mañana libre. Estuve trabajando hasta el ‘81”.

Luego, citó el modo en que decidió manejar su agenda laboral: “Tomé muchas horas a la noche, que era cuando estaba mi marido en casa. Hacíamos ese tipo de compensación. Había presencia de mamá, de papá y si no, de abuelos”.

A ello, la profesora argumentó “Traté de tener horas de clase en los horarios que los chiquitos dormían o estaba mi marido en casa. María Luján Pérez, una vecina, se quedaba con los chicos hasta que se levantaban, les daba el desayuno y normalmente se iban a la casa con la abuela Margarita a comer el almuerzo. Además, cuando nació mi segunda hija, mis padres decidieron venirse a vivir a Suárez”.

 

Ayuda a la comunidad

 

Sobre este tema, Gladys comenzó diciendo: “Colaborar con el otro es algo que en mi familia toda la vida estuvo. Mi papá es parte de la comisión de club de Guatraché, siempre participó de la cooperadora de la escuela, ayuda humanitaria de todo tipo y color. Mi abuela, la mamá de mi papá, tuvo 12 hijos. Pero crió a 5 más. Es algo que no lo entendemos de otra manera y cuando nos fuimos a La Plata a vivir, papá colaboraba con el club de Gimnasia y Esgrima de La Plata. Somos todos del Lobo”.

Actualmente, y desde sus inicios, Gladys colabora con la Biblioteca Popular Infantil. “Esto tiene que ver con dos personas, una es Luisa (Braganza) y otra Jorge Piaggio. Tuvimos una reunión para formar comisión directiva, yo ya estaba un poquito más libre con los chicos y demás. Tuvimos una reunión, y otra, y otra. Entonces, Luisa me llamó aparte y me dijo si quería ser la Directora de la Comisión Directiva de la biblioteca y cuando quise acordar ya tenía la biblioteca sobre los hombros. No sola, hubo un montón de gente que se sumó al trabajo de la biblioteca. Seguimos junto a Alicia Muzzolon”.

Meyer, piensa que está a cargo de la institución más pobre de Coronel Suárez y se pregunta: “¿Qué institución no tiene casa propia? Todas, tal vez me olvido de alguna. Nosotros no. Trabajamos a destajo porque realmente se trabaja de lunes a sábado, toda la mañana en verano y de tarde en vacaciones de invierno, el resto del año tenemos las puertas abiertas de diez de la mañana hasta ocho de la noche”.

“Tenemos mucho movimiento, pero somos pobres porque no tenemos casa propia, no tenemos espacio para ampliar, no tenemos estantería donde poner un estante más. Las chicas tienen puesta la camiseta, trabajamos con el corazón realmente”, agregó.

Con relación a eso, la profesora se planteó: “Deberíamos tener un ambiente grande para la bebeteca, la sala infantil necesita su espacio, la sala juvenil necesita su espacio, tenemos que tener una sala de ludoteca, tenemos que tener una sala de conservación, tenemos que tener una sala de preservación, tenemos que tener una sala de hemeroteca. Somos una de las pocas Bibliotecas que tiene tanta oferta de espacios, tenemos todo, pero está amontonado. Hacemos lo mejor que podemos. Somos pobres, tal vez por eso somos felices. Hemos crecido en lo interior, pero necesitamos un espacio para seguir creciendo”.

 

La investigación

 

Ser Investigadora era el sueño de Gladys, pero antes debía transitar las etapas de la vida. “Hasta que los chicos no estuvieran bien encaminados, no me dediqué a otra cosa más que a ser profesora y mi familia tenía prioridad número uno”.

“Fui dejando esa profesión de forma paulatina, un año dejé octavo, otro noveno hasta quedar con una sola escuela y en el año 2000 comencé en el terciario a formar profesores. Van a hacer 19 años que estoy preparando”, prosiguió.

Meyer, retomó la investigación en el 2012. “Empecé a participar en congresos. Fui invitada a presentar un trabajo en Medellín, asistimos con Sonia Gómez y César Cha. Allí presenté la biblioteca. Al año siguiente, me invitaron por la red de bibliotecas de Bogotá para presentar otro trabajo sobre gestión de bibliotecas”.

Sobre aquel congreso, la Investigadora explicó: “En ese mismo congreso me invitaron a participar en Lima, donde presenté un proyecto de Cultura de Coronel Suárez. En ese momento, me di cuenta que había muchos temas del distrito que no se trataban. Tuve que ir a Guatraché a hacer unos trámites y visitar a  mi familia adoptiva del corazón. Entonces, pensé qué importante sería poder hablar sobre ellos”.

Esto sucede justo cuando Gladys recibe un e-mail para participar en Egipto. “Me puse en contacto con gente de allí, me dijeron que sí, que encantados de la vida me iban a recibir el trabajo y decidirían. Aceptaron el trabajo, me hicieron unas aclaraciones que puse en marcha y nos fuimos con mi marido a Egipto”.

 

Por último, Meyer expresó: “Fuera de América latina, eso fue lo máximo Egipto, Marruecos, Túnez, Egipto, Perú, Cuba, España”.

Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter