Inicio | Locales | Partir es morir un poco. Regresar es como renacer

Fernando Leonhardt. Una entrevista intensa

Partir es morir un poco. Regresar es como renacer

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Fernando Leonhardt en compañía de su familia. Fernando Leonhardt en compañía de su familia.

Nació en Coronel Suárez, completó sus estudios primarios en la Escuela Sarmiento y el secundario en el Nacional. Un día decidió partir en busca de nuevos horizontes. Hoy decidió experimentar –junto a su familia- cómo es reencontrase con sus raíces.

Fernando Leonhardt, nació en Coronel Suárez. Hijo de Horacio Y Alicia Eichmann, vivió en la calle Belgrano (al lado de Nuevo Día). Estudió en nuestra ciudad y un día su familia emigró, y él con ella.

Tras varios años en la provincia de Córdoba, en abril de 2001, con su título de licenciado en administración, su espíritu curioso lo movió a tomar una decisión que habría de cambiar su vida: Probar suerte en el gran país del norte. “Estaba bien pero intranquilo” expresó Fernando, agregando que “me fui para ver qué pasaba”.

Desgranando su historia nos contó que en los primeros tiempos se dedicó a tratar de conseguir los papeles. Tras relatar que logró conseguir algunos trabajos, llegó a la conclusión que si quería progresar debía dedicarse a full a lograr estar de manera legal.  “No hay futuro en EEUU sin papeles” señaló, para contar que la carencia de ellos los condena a conseguir trabajos de segundo orden.

 

Un día volvió, pero retornó a EEUU

 

“Estuve tres meses que es lo que me permitía la Visa como turista”, ensayó a modo de explicación, para retomar el relato. Seguidamente comentó “volví, me casé con Daniela y me fui…” A esa altura estamos hablando del mes de agosto de 2001 y confió que su primer destino había sido Salt Lake City, en el estado de Utah.

Como cualquier inmigrante, la inserción social fue una de las experiencias por las que tuvo que pasar. “Con el tiempo llegaron nuevos amigos”, remarcando que mientras estuvo en la Argentina había trabado amistad con dos jóvenes que profesaban la confesión ‘Mormona’ y fue esa referencia la que lo llevó a su primer destino en EEUU.

“Empecé a trabajar con uno de ellos y al tiempo me ofreció asociarme y trabajar con él, lo cual acepté”, relató como para explicar cómo habían sido sus comienzos.

Evidentemente, por aquellos años la realidad política y económica era muy diferente a la actual en su país adoptivo.

Era una época en que la economía era floreciente “Había mucho trabajo y muchos latinos, preferentemente Mexicanos venían a trabajar a EEUU,  lo cual abría enormes oportunidades de progresar” señaló Fernando, comentando que había mucho trabajo, mucho trabajo en la construcción, mucho crédito “cualquiera podía comprarse una casa” evocó, señalando además que, a diferencia de lo que sucede en la actualidad “la frontera era muy permeable”.

 

Sus comienzos como empresario

 

Al seguir con su relato recordó que se encontró con que uno de esos amigos (mormones) que había hecho en argentina, estaba trabajando en procesos de alimentación “mi amigo tenía crianza de puercos y era tanto el trabajo que tenía que no daba abasto…”

Se puso a trabajar con él y fue quien lo ayudó mucho para conseguir la documentación que le permitiera radicarse en el país del Norte “primero me dieron permiso por tres años y después, me otorgaron la residencia”. Concluyó.

Primero como colaborador, después como socio siguió trabajando en el negocio del amigo. “Al ser mormón, había dispuesto (por cuestiones religiosas) no abrir los domingos. Yo veía que se estaba perdiendo una enorme oportunidad porque otro negocio (que abría los domingos) de mucho menor envergadura, hacía romerías, porque la gente que trabajaba durante la semana aprovechaba los domingos para hacer sus compras”.

Conclusión: Leonhardt terminó comprándole una parte y su amigo y socio, le dejó libertad para decidir sobre abrir las puertas los domingos y el resultado fue un éxito rotundo y finalmente, en el año 2003 adquirió la parte que le faltaba.

Por ese entonces sus padres se fueron a radicar en EEUU y al recordar el primer día que abrieron el negocio los domingos señaló que “nos sobrepasó”, al referirse a la cantidad de gente que ingresó.

 

Los pasos siguientes

 

Ya en el 2002 había nacido la primera hija de la pareja (Sophie) y continuaban trabajando con entusiasmo, siempre creciendo. En el 2005 finalmente compraron el otro supermercado que había en el pueblo y monopolizaron todo el mercado latino.

Al seguir con su relato, Fernando nos contó que (fiel a su espíritu aventurero), se enteró de un supermercado que se vendía en Nampa (Idaho) y hacia allí encaminó sus pasos.

La historia es más extensa pero cabe concluir que, en la actualidad, viviendo en Nampa, con un negocio nuevo en Boise desde 2016, decidió, tras 17 años muy exigentes, tomarse a partir de enero del corriente año, un respiro. “Necesitaba redescubrirme, relajarme y disfrutar de los amigos”. Lleva un año recorriendo distintos lugares del país y al consultársele si volvería a la Argentina respondió con una mezcla de entusiasmo y realismo “me gustaría, pero hago las comparaciones y los números no me dan”, contestó de manera concluyente.

Una de las cosas que logró este año en Coronel Suárez fue la de completar su libro “Con mi mano izquierda”, que pocos días atrás presentó en esta, su ciudad natal.

Fernando Leonhardt, puede hoy disfrutar de la estadía en la Argentina, gracias a un país que le dio oportunidad de progresar y crecer económicamente. Extraña muchas cosas pero las diferencias son muy grandes.

La entrevista hecha a un amigo que un día decidió ‘probar suerte’ en otro lugar del mundo, nos habilitó a pedirle que nos acompañara, escribiendo algunas columnas para compartir con nuestros lectores, las que integrarán periódicamente nuestras páginas.

 

 

 

 

Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter