Inicio | Locales | “El cambio de horario tiene que responder al bienestar de la comunidad y al mejor rendimiento pedagógico de los alumnos”

Ingreso a Secundaria

“El cambio de horario tiene que responder al bienestar de la comunidad y al mejor rendimiento pedagógico de los alumnos”

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Yamila Cabrera, profesora de Geografía, y Graciela Lázaro, docente jubilada y madre de una alumna de secundaria Yamila Cabrera, profesora de Geografía, y Graciela Lázaro, docente jubilada y madre de una alumna de secundaria

Las impulsoras del proyecto dialogaron con este medio y dejaron en claro su postura, que prioriza a los alumnos y las familias suarenses.

El cambio de horario en el ingreso de la Escuela Secundaria de nuestra ciudad ha dado mucho que hablar y llegó al Concejo Deliberante.

Preocupados por las horas de sueño que necesita un adolescente y además la desorganización familiar que genera tener que llevar los chicos en rangos de casi una hora de diferencia, un grupo de padres y profesores, en un asado entre amigos, plantearon el tema y se preguntaron qué se podía hacer al respecto.

Hasta la redacción de Nuevo Día se acercaron Ana Morante, docente en tres escuelas y preceptora en la Escuela Técnica y Yamila Cabrera, profesora de Geografía, quienes presentan una propuesta. Por otro lado, Silvina Romagnoli, Licenciada en Psicopedagogía y docente de nivel terciario, y Graciela Lázaro, docente jubilada y madre de una alumna de secundaria, habían presentado, junto a un grupo de padres, un petitorio al Concejo Deliberante con firmas donde se solicitaba que se trabaje este tema.

“El proyecto surge en un asado de amigos en casa de Graciela”, comenzó explicando Ana. “Ahí salió el tema y a raíz de eso Graciela, una docente jubilada con tiempo, se preguntó qué se podía hacer al respecto. Lo publiqué en Facebook y tuvimos todos los comentarios habidos y por haber, gente que apoyaba el cambio de horario y gente que no obviamente, pero no teníamos nada que perder”.

Ana comentó que dentro de los comentarios de Facebook, Yamila Cabrera y Fabiana Pascual (ambas docentes) se preocuparon y lograron concretar un café para charlar más en profundidad, junto a otras docentes más. “De ahí surgió el sentarnos y proyectar a ver qué podíamos hacer cómo docentes y así lo hicimos. La psicopedagoga nos aportó material basado en investigaciones de otros países sobre cronobiologia pero en realidad, es una propuesta de las docentes. Cuando nos sentamos a proyectar, Graciela (Lázaro) ya tenía casi las mil firmas que luego el grupo de padres presentó en el Concejo”, indicó Ana. “Hoy simplemente nos unimos con un fin común.”

 

Un poco de historia

 

Yamila Cabrera explicó que el cambio de horario rige del año 2010. “Nosotras, con Ana, ya veníamos trabajando en el sistema y trabajamos con el horario anterior, que era 7:45, donde las horas eran ‘horas cátedra’ de 40 minutos, no había tanta cantidad de recreos”.

“En el año 2010 nos informan de este cambio de horario que iba a haber, donde se ‘modulariza’ el horario y pasamos de los 40 minutos a la hora reloj, y para poder trasladarnos de una escuela a la otra se incorporan más recreos y de 10 minutos”, prosiguió explicando. “Antes había uno de 15 minutos y otro de 5 minutos. Ahora, cada hora reloj, tenemos un recreo de diez minutos”.

Según definió Yamila, la propuesta en ese momento fue consensuada con los gremios y evaluada por los distintos inspectores de entonces, que la mayoría de ellos se han jubilado.

“La otra cuestión que se tuvo en cuenta era el tema de Educación Física a contraturno, que la mayoría de las horas estaban en el turno tarde y que obviamente había como una inasistencia elevada que repercutía en la inasistencia del alumno, entonces eso se tuvo en cuenta como para impulsar este proyecto”, añadió.

La docente explicó que con los 40 minutos de módulos en el sistema anterior, el docente que debía trasladarse de una escuela a la otra, tenía que salir de un colegio a otro y tenía superposición horaria de 5 o 10 minutos. “Esa fue la justificación en su momento a este cambio de horario, no tuvimos acceso a una fundamentación escrita o no fuimos consultados”, aclaró. “En teoría la prioridad fue el docente y también el alumno con el tema de Educación Física, pero nosotros vemos que después de todos estos años, repercutió muchísimo en los alumnos y los docentes también, porque si bien nosotros seguimos sosteniendo nuestra carga horaria, no perdimos horas y demás, también es un trastorno porque realmente no logramos dormir la cantidad de horas que necesitamos dormir para tener un buen desempeño en el trabajo”.

 

“El alumno, en estas posibilidades, no está apto para aprender”

 

Silvina Romagnoli, desde su rol de psicopedagoga, mostró su desacuerdo con el horario de ingreso, ya que no es bueno para los chicos el levantarse tan temprano. “Acá supuestamente el único beneficiario es el docente, pero hay muchos docentes que no están de acuerdo con este cambio, no sé quiénes están manejando el tema, son unos pocos y en representación de muchos y no escuchan las partes”, protestó. “Unos pocos decidieron algo, hay una contrapropuesta, hay alguien que les está diciendo miren que esto no es bueno para el chico, no es bueno para la familia, y no es bueno para los docentes porque no descansan perfecto y tampoco se logra el objetivo. El docente que quiere enseñar y no quiere perder tiempo, no logra su objetivo, porque no se enseña. El alumno, en estas posibilidades, no está apto para aprender”.

Según Silvina, hay muchos estudios elevados por neurocientíficos que dicen que el alumno, con este horario, no rinde en todo su potencial. “Convengamos que en países más desarrollados, en Europa, se tiende a entrar a las 9:00 y nosotros entramos a las 7:00, y según dice ‘Picquio’ (Natalio Scialabba), el horario de acá es las 6:00 porque el horario biológico va con el sol, entonces eso influye aún más en forma negativa”, deslizó.

Consultada sobre el tiempo de atención, ya que los módulos son por hora reloj, la profesional aseguró que no se puede lograr tener a una persona atenta durante ese tiempo. “La atención va fluctuando en 20 minutos, entonces como docente tenés que generar mecanismos para atraer la atención continua del alumno. En una hora, ni un adulto puede estar atento. Y sentado, porque el sistema te lo exige, tampoco lo logra”, afirmó.

 

La cuestión edilicia

 

Uno de los motivos que sustentan el cambio de horario a las 7:00 es que con la reforma que agregó escuelas secundarias en las primarias, muchas instituciones que no cuentan con la capacidad edilicia, deben esperar un tiempo de limpieza entre los niveles para asegurar la correcta profilaxis. “Ese es uno de los motivos que dicen y en ese se cierran a dar posibilidades”, se quejó Silvina. “Yo propongo a los inspectores que entren los colegios en distintos horarios, por lo menos el porcentaje de beneficiarios no será el 100% de los alumnos, pero por lo menos que avalen a un 70% o 60% que esté mejor. Es más, podemos hacer una investigación con aquellos establecimientos que están comprometidos que entren a las 7:00, y los que no lo están que entren más tarde, 7:30, 7:45 y dentro de unos años hacemos un cotejo”, propuso.

 

“El cerebro está dormido literalmente”

 

Graciela Lázaro expresó que es una necesidad que todos los alumnos tengan los mismos derechos y se respete el derecho de que vayan a la escuela a aprender y a desarrollar todas sus potencialidades. “No lo pueden conseguir si entran a las 7:00 y no lo decimos nosotras, no es la primera solicitud de la comunidad de que se cambie el horario, además de una necesidad de la comunidad como organización familiar, es una realidad que el alumno a esa hora no está despierto, su cerebro está dormido literalmente”, subrayó. “No es cuestión de acostarlos más temprano, hay muchos estudios que antes no conocíamos y está comprobado que el cerebro de un adolescente entre las 23:00 y las 9:00 está dormido. No pedimos que entren a las 9:00 porque sabemos que la infraestructura escolar, que es a lo que más se le da importancia, no hay infraestructura para que ingresen a las 9:00, pero por lo menos volver al horario de antes que era 7:45”.

 

Entre todos buscar la solución

 

“El adolescente está en pleno cambio hormonal y esos cambios influyen”, agregó Yamila Cabrera. “Cada uno tiene su horario y durante el sueño, que no es un periodo perdido, es donde se fijan los conocimientos, es ahí donde queda lo que se aprendió durante el día y es donde tenemos que hacer foco y basarnos en eso para tratar de encontrar una propuesta viable a este cambio de horario”.

Yamila admitió que si bien es cierto que esto también tuvo que ver con que se crearon nuevas escuelas secundarias en edificios donde funcionaba solamente el nivel primario, se tiene que pensar que los alumnos de primaria van a ser alumnos de secundaria, y hacer el esfuerzo  entre todos y que ellos también se vayan acostumbrando.

“Tiene que ver con la voluntad de los adultos, de todos los actores que conforman la institución para que encontremos una solución y que se pueda seguir manteniendo ese horario de limpieza que tenemos entre un nivel y el otro, entre un turno y el otro, pero entre todos tratar de encontrar una salida”, remarcó.

“Tenemos que reforzar a los adolescentes y sobre todo a los adolescentes más grandes. No es lo mismo un alumno que entra a las 8:10 que uno que entra a las 7:00. Un docente que entra a las 8:10 no es lo mismo que uno que da clases a las 7:00, porque tiene una clase distinta”, sugirió Yamila. “Si bien uno prepara la clase con anticipación, no es lo mismo el trabajo en el aula con el alumno. Las clases son unidireccionales porque el nivel de atención no es el mismo, todavía no se despertó su reloj biológico”.

 

“Que nos escuchen”

 

“Cuando se hizo esta modificación de horario teníamos otros inspectores, otras autoridades educativas. Hoy vemos que desde nuestras autoridades hay una cierta apertura y apelamos a ello. Sabemos que es un tema complejo, que requiere de la participación de todos y es por ello que, como docentes, queremos colaborar con nuestras autoridades educativas presentando una propuesta, abierta a posibles modificaciones y sugerencias, y que sea el punto de partida para que se pueda trabajar en ello o por lo menos, hacer el intento”, aseguró Yamila.

Días atrás, llegó hasta el Concejo Deliberante un petitorio con firmas de padres, donde se pide que se revea el horario, que estuvo a cargo de un grupo de padres. “Pedimos por favor la apertura de los inspectores, porque son ellos los que tienen que dar la firma, y son los más reacios al tema”, afirmó Silvina Romagnoli. “Como lo hicieron en su momento sin consultar y se hizo el cambio”.

 

La propuesta

 

Ana Morante remarcó que la propuesta realizada por los docentes sería que Secundaria ingrese de 7:30 a 13:10, “no es un gran cambio”, admitió. “Si alguien tiene otra propuesta es bienvenida”.

“Tuvimos en cuenta el tema de los edificios compartidos para que sea una propuesta viable, que ingrese más tarde el primario, es decir que en lugar de ingresar a las 13:00 ingresen 13:30 tratando en lo posible de no tocar el horario vespertino y obviamente respetando el nivel superior”, adicionó Yamila. “Sería una propuesta inicial que requeriría de dos autoevaluaciones institucionales a mitad y a fin de año, para comparar resultados, ver pros y contras”.

“En caso de ser posible, una vez implementada que empecemos a trabajar los equipos directivos con las autoridades en conjunto para ver si es posible eliminar el último recreo, esos diez minutos. De esa forma los chicos saldrían a las 13:00. Correríamos media hora el horario de ingreso pero acortaríamos la jornada escolar diez minutos, respetando siempre los módulos”, adicionó Yamila.

“Si es posible modificar el horario de ingreso de Primaria, vemos como positivo que los papás tengan más tiempo para almorzar con sus hijos, prepararlos para la escuela y no depender tanto de otra persona, colaborando así con la organización familiar y reivindicando la familia como el núcleo de socialización primaria y recuperar esos pequeños momentos en familia. Por otro lado, si Secundaria ingresaría 7:30 las familias que tienen hijos en ambos niveles podrían organizarse mejor para acompañar a sus hijos y favorecería la situación económica”.

Respecto a los módulos, Graciela Lázaro comentó que no saben si se pueden modificar, pero de poder hacerlo, sería gran parte de la solución. “Si se pudiera gestionar una modificación extraordinaria ya que tenemos un problema serio de infraestructura por la cantidad de escuelas secundarias, y se pudiera tocar el módulo en cinco o diez minutos y quitar un recreo, ya estaría la solución. Entrarían más tarde y saldrían a la misma hora que lo hacen hoy y no debería haber modificaciones en el horario de nivel inicial y primaria”.

“El tema es que todos nos sentemos a pensar cómo podemos sin perjudicar a nadie”, agregó Ana. “Siempre abiertos a nuevas propuestas. Esto es un primer paso”.

Graciela afirmó que en la comunidad hay mucha gente que tiene la misma preocupación. “Fuimos el puntapié inicial para que la gente que tenía esa inquietud se juntara firmas. Esta es la voluntad de mucha gente, no sólo de nosotras”.

“Si necesitamos más infraestructura, comencemos a gestionar”, continuó Graciela. “Llevará años, pero empecemos a caminar hacia el cambio definitivo. A veces se piensa sólo en lo edilicio o en los adultos, pero el cambio de horario tiene que responder al bienestar de la comunidad y al mejor rendimiento pedagógico de los alumnos, que para eso van a la escuela”.

 

Las docentes Ana Morante y Yamila Cabrera presentarán la propuesta en Jefatura, donde se contempla lo familiar y se prioriza el rendimiento del alumno. Es una propuesta donde consideran distintas variables.

Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter