Inicio | Locales | La solidaridad y el trabajo comunitario como estandarte

Milla Curá

La solidaridad y el trabajo comunitario como estandarte

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
En Piñeyro llevaron a cabo el proyecto ‘Caravana Verde’, donde plantaron varios ejemplares de árboles. En Piñeyro llevaron a cabo el proyecto ‘Caravana Verde’, donde plantaron varios ejemplares de árboles.

La agrupación solidaria y comunitaria trabaja día a día de la mano de los jóvenes para brindar un mejor lugar de convivencia.

La agrupación Milla Curá es una agrupación  solidaria que tiene 7 años de vida, no es política ni religiosa. Su coordinador, el profesor Darío Gómez, visitó Nuevo Día junto a Leo Schmollinger, integrante de la agrupación, para contar las actividades que realizaron y los proyectos que tienen para el futuro.

Según comentó Gómez, el objetivo de la misma es realizar actividades solidarias y comunitarias, y fundamentalmente se creó para darle un espacio de participación a los jóvenes, para que puedan llevar sus proyectos, ideales. “Lo que uno hace es orientarlos y coordinar las actividades”, informó Gómez. “La participación juvenil ha hecho que sea muy dinámico y hemos tenido infinidad de actividades, no solamente en Coronel Suárez sino también en otros lugares de la provincia de Buenos Aires, en Río Negro y fundamentalmente en Tucumán”.

El profesor contó que a Tucumán viajan dos veces al año a realizar actividades. “También tenemos un programa radial los días sábados, que se llama ‘Pensamiento Joven’, donde los chicos trabajan, debaten problemáticas propias de la ciudad como bullying, nocturnidad, adicciones, etc. Yo coordino pero ellos son los que debaten, los que tienen sus ideas”, aclaró.

“Llevamos adelante algo muy importante que a veces no pasa, que el adulto deje a los jóvenes llevar adelante sus ideas, y que esos proyectos se hagan.”

La idea de Milla Curá es no reprimir, sino acompañar a los jóvenes y dejar que fluyan sus ideas.

“Eso hace al crecimiento individual de los jóvenes, en vez de estar en las plazas tomando o haciendo cosas propias de la edad también, la idea es que vean que hay otras opciones de vida que ayudan a la formación de ellos, en este caso la solidaridad, el compromiso social, el pensar en los demás… invertir su tiempo en algo positivo y productivo”.

 

En Piñeyro

 

Hace un tiempo atrás, la agrupación viajó hasta la estación Piñeyro para realizar un proyecto llamado ‘Caravana Verde’. Sobre el particular habló Leo Schmollinger: “La idea del proyecto es fomentar en los niños la forestación, el cuidado del medioambiente y justamente en Piñeyro estuvimos hace dos semanas, para el acto del Día de la Bandera, aprovechando que estaba la familia reunida”, manifestó. “Llevamos árboles y arbustos y luego del acto hicimos una pequeña forestación, con el objetivo de concientizar a los niños sobre este tema. Cada árbol tiene dos o tres chiquitos como ‘padrinos’, que se encargan de cuidarlos, regarlos y a la vez toman conciencia de la importancia del medioambiente”.

Darío Gómez agregó que la forestación es comunitaria: participan los docentes, los chicos y los padres, porque la idea es acercar a las familias a este proceso educativo. La escuela de Piñeyro alberga la EPB N° 10 y el JIRIM N° 17.

El proyecto se denomina ‘caravana’ porque van de escuela en escuela.

 

Pueblos originarios

 

La Agrupación Milla Curá está muy vinculada a las comunidades originarias de la provincia de Buenos Aires, Tucumán y Río Negro.

El 24 de junio se conmemoró el ‘Wiñoy Tripantu’, que es el cambio de ciclo, el último solsticio de invierno. Esto significa que la tierra, la ‘Pachamama’ se prepara para los cultivos, la procreación de los animales y se aceptan rogativas para que las aguas que bajan de los cerros no bajen contaminadas. Es un cambio de ciclo donde se prepara la tierra para cambiar todo lo que no se ha hecho durante el año, según informó Gómez.

Este año la Agrupación participó, como lo hace desde hace varios años, de la ceremonia.

“Es la quinta vez que participamos en Villa Arcadia, a orillas del río Sauce Grande. Se inició a las 18:00 del sábado en este caso, y al amanecer del día domingo, con los primeros rayos, comienza este nuevo ciclo donde se hacen ceremonias muy emotivas, porque se rememora lo que han sufrido en estos 500 años las comunidades autóctonas, sobre todo en la parte territorial e integración social”, indicó el coordinador.

“Al caer la noche se hace un fogón, que es la ‘ceremonia del fuego’, que se mantiene toda la noche encendido. Alrededor del mismo se juntan los presentes, se cuentan historias, anécdotas de los pueblos originarios, se come un exquisito guiso que afloja un poco el frío. Hacían más de 8° bajo cero, la noche fue muy dura, pero se hizo con el corazón. Hasta las 6:00 están los estandartes – que para ellos son estandartes, no banderas -  estaba la bandera Mapuche, la bandera Mapuche – Tehuelche y la wiphala, que es la bandera de los pueblos originarios andinos. También había estandartes individuales”, prosiguió.

El profesor señaló que otra de las características de la ceremonia es que suenan instrumentos, que no son instrumentos musicales sino que ellos los llaman ‘elementos culturales’. Entre ellos se encuentran el ‘kultrun’ (una especie de tambor, que refleja dibujado sobre el cuero aspectos de la vida de ellos, desde el nacimiento hasta su muerte, y también están reflejados los puntos cardinales), la trutruka (de la familia de las trompetas), etc.

“Durante la noche también se realizan algunas danzas y cánticos, esperando la ceremonia principal que se realiza cuando sale el sol, pero no la puedo contar porque no estamos autorizados”, expuso Gómez, mientras que mencionó que la ceremonia termina en un gran abrazo entre todos, muy emotivo. Luego cada uno vuelve a su lugar de origen.

 

Una anécdota

 

“Estábamos con 8° bajo cero a las 6:00 y una abuelita mapuche de 80 años que vino desde Neuquén, se metió en el arroyo con el agua congelada”, se sorprendió Gómez. “Yo pensé que se había caído, pero no… Sabemos que como cierre en muchas comunidades se lanzan al agua para purificarse, como símbolo de que el agua no está contaminada. Ella se metió al agua, la única. Llamó la atención porque en esta zona, con el clima gélido, no se hace. Ella no tuvo frío, porque tienen una coraza que es la parte espiritual. La cosmovisión del mapuche es que el hombre está al mismo nivel que la tierra, no como nosotros que por considerarnos superiores tenemos el derecho de destruir bosques, desviar ríos, tirar basura…”

El profesor destacó que la mayoría de los pueblos originarios son los únicos que defienden la no contaminación y el medioambiente. “Por supuesto que hay organizaciones, pero el mapuche lo hace desde el corazón y desde siempre”, cerró.

 

A futuro

 

Los representantes de Milla Curá comentaron que siguen con las actividades durante todo el año. Una de las más esperadas es el viaje a Tucumán, que realizan año a año.

 

También continúan con la ‘caravana verde’ y además, están siempre presentes en toda actividad solidaria y comunitaria que se pueda llevar a cabo.

Image gallery

Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter