Inicio | Locales | Alimentación Saludable: Nuestros alimentos, nuestra medicina

Una tendencia que crece

Alimentación Saludable: Nuestros alimentos, nuestra medicina

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Juliana Beier realiza talleres y cursos sobre comida consciente. Juliana Beier realiza talleres y cursos sobre comida consciente.

Se está difundiendo en la ciudad de Coronel Suárez la alimentación Food Raw con el propósito de ayudar a las personas a mejorar su estilo de vida.

Food Raw, también conocida como alimentación viva, es una manera de nutrirse a partir de los alimentos que la naturaleza ofrece, es decir, consumir frutas, verduras, legumbres, todo en estado natural y sin cocción, en busca de un reordenamiento orgánico. Este estilo de alimentación está siendo difundido por la ciudad bajo el nombre de “alimentación consciente” y es muy probable que la mayoría de quienes están en el tema han sabido de esta tendencia en redes sociales o por los comentarios de boca en boca.

Muchos llegan a ella por problemas de salud (diabetes, colesterol, presión, tiroides, entre otras), algunas personas lo hacen por una cuestión física como adelgazar o mejorar el estado del cuerpo, mientras que otros simplemente se acercan a este tipo de alimentación a partir de una búsqueda de evolución de la consciencia, para acceder a otros niveles de desarrollo interno.

Se puede afirmar que esta alimentación tiene muchos beneficios, mejora la salud del cuerpo física, mental y emocionalmente, desintoxica y mantiene limpio el organismo, aporta energía y menos sensación de pesadez después de cada comida, controla el peso corporal y fortalece el sistema inmunológico.

 

El fundamento

 

El principio básico de esta alimentación consiste en hacernos conscientes de todo lo que ingerimos no sólo por la boca sino también por la piel y a través de todos nuestros sentidos. Está basada en frutas, verduras y semillas, la mayoría en estado crudo para que las enzimas y los nutrientes se mantengan. Una vez que los alimentos son sometidos a una temperatura mayor a la temperatura del sol (43º) se queman y pasan a convertirse en lo que se denomina alimentación muerta, es decir, que ya que no aporta vitalidad.

De esta forma se llega así a uno de los alimentos que mayor vitalidad aporta: la espirulina, siendo ésta un alga que suministra gran cantidad de proteínas, nutrientes, vitaminas, minerales y ha sido utilizada durante siglos. Adquiere el  color azul verdoso por la presencia de clorofila que ayuda a las plantas en las funciones metabólicas tales como la oxigenación y el crecimiento celular. Este pigmento verde que se encuentra en las plantas puede ser ingerido por los humanos a través de jugos verdes.

Se han realizado múltiples estudios sobre el efecto de la clorofila en los seres humanos, los que han sorprendido a muchos, así como también su capacidad sanadora. Es a partir de la cantidad de beneficios que posee que se utiliza para el tratamiento de muchas enfermedades como puede ser la prevención de cáncer.

 

A nivel local

 

En Coronel Suárez ha iniciado un movimiento con el fin de difundir la alimentación consciente. Se comenzó con un proyecto de nutrición destinado a transmitir información acerca de la alimentación consciente, el cual están buscando ampliar con terapias depurativas.

Una de las referentes de las impulsoras del grupo es Juliana Beier (26), oriunda de la ciudad de nuestra ciudad, quien ha hecho un gran recorrido en busca de información sobre la alimentación consciente y se instaló nuevamente en Coronel Suárez en enero de este año. “Haciendo las compras me di cuenta que las personas acá necesitaban este tipo de información, que tenían ganas de un cambio y que no estaban las personas indicadas para brindarlo” afirmó.

La joven hoy dicta talleres a la comunidad con el propósito de difundir esta alimentación, quien llega a Coronel Suárez luego de ser contactada por una persona que tenía diabetes tipo 1 y al ver la gravedad de su enfermedad, decidió viajar para acompañarlo en su transición. “Me dijo que estaba muy mal, que no sabía ni como había llegado a mí pero se comunicó y me pareció muy extraño y a la vez lindo porque cuando él me contactó estaba estudiando la diabetes tipo 1 ¡justo ese día!”, expresó Juliana.

En contacto con sus amistades, a quienes fue conociendo en su recorrido por la alimentación consciente, se plantearon ampliar el movimiento y hace no más de un mes Paula Persico (29) llegó a Coronel Suárez. Paula es oriunda de la ciudad de La Plata, donde estudió medicina en la Universidad con el fin de especializarse en nutrición, “después fui conociendo gente que se dedica a la nutrición consciente y me di cuenta que era mucho más certera que estudiar medicina tradicional” afirmó Paula.

“La nutrición Consciente respeta la individualidad de cada persona, de cada metabolismo, respetando las diferencias de cada uno. Utiliza las nuevas teorías y aunque la investigación que se hace es mucha aún no está difundida en la ciudad, esto está dejando obsoleta la nutrición tradicional”, explica Paula.

“Trabaje de medica un tiempo en guardias en lugares tranquilos  y el año pasado dije no me está llenando realmente el trabajo de médica”, dijo Paula quien hoy se dedica a la Terapia Neural Integral. Llegó a esta ciudad luego de haber vivido en Capilla del Monte donde realizaba esta terapia, tras recorrer el camino de la nutrición consciente, con el fin de ampliar el proyecto con otro tipo de terapias.

 

Trayectoria en alimentación consciente

 

Hace aproximadamente cinco años, viviendo en la ciudad de La Plata, Juliana empezó su cambio a partir de una desintoxicación. Comenzó a comer todo crudo, abandonó la ingesta de carnes y en su mayoría los alimentos que consumía eran frutas en gran cantidad. “Antes comía muy mal, así que por instinto empecé a comer todo crudo, a meditar, a hacerme baños de vapor, cosas que fueran surgiendo de mi ser sin tener información y me sentía muy bien” comentó.

La joven hacía ejercicio todos los días para bajar la ansiedad y si no consumía alimentos crudos, sentía que tenía menos energía, de este modo comenzó a medirse y así descubrió los ayunos. “Me di cuenta de que si no me sentía bien hacia un día de ayuno, me reseteaba y me sentía mejor” afirmó Beier.

Luego de un año de estar alimentándose de esta manera y sentir que su entorno necesitaba fundamentos para poder comprenderla, comenzó a investigar. Entonces encontró un médico que dictaba cursos de cocina, allí se encontró con mucho más de lo que esperaba. “Pensé que iba a encontrar algo más básico, simplemente un curso con recetas y en realidad había mucha información, quedé sorprendida con todo este mundo que me llevó a investigar cada vez más” expresó.

Cambió su empleo y pasó de trabajar en una panadería a la cocina de un restaurante vegano, desde entonces se dedicó siempre a la producción de alimentos. A partir de ese momento, abrió las puertas para que entraran nuevas personas a su vida, y aparecieron muchas mujeres médicas y nutricionistas. Allí fue donde se conoció con Paula.

Ambas, en enero de 2017, viajaron a capacitarse al Espacio Depurativo de Néstor Palmeti en Villa las Rosas, Córdoba. Allí, además de capacitarse, tomaron sus terapias, asistieron a muchos de los talleres que se dictan y formaron parte del equipo de profesionales.

 

La propuesta crudivegana

 

Tras la salida del espacio depurativo, Juliana comenzó a vender los mismos productos que consumía, ya que quienes se acercaban a ella veían su alimentación, se sentían atraídas y le hacían consultas. A partir de esto, notó que las personas necesitaban más de esta alimentación y menos de los alimentos cocidos, “y le puse Cura porque yo me sentía así, era como mi cura, mi medicina, así que lo nombré: Cura, alimentos medicinales Tras las Sierras” comentó.

Al trasladarse a la ciudad de Coronel Suárez, teniendo que cocinar para la persona a quien estaba acompañando en su proceso de cambio de alimentación, aprovechó a realizar viandas crudiveganas para vender, sumándole otros alimentos: leches y quesos vegetales, mayonesas y todos los alimentos que consume. “Así empecé vendiendo alimentos más que nada, como una especie de rotisería y repartía casa por casa” afirmó la joven.

Hoy dicta un curso intensivo de tres meses, haciendo un seguimiento entre todos, acompañándose. Mientras tanto, los jueves son días de consulta para hacer preguntas, cocinar, comer.

En el caso de Paula, necesitaba una explicación sobre cómo influye lo emocional en el vínculo con las comidas. “Tuve como un vínculo conflictivo siempre con la comida, de adicción a lo dulce y compulsión, lo tomaba como anestesia” comentó.

Actualmente se encuentran en esta ciudad con el fin de ampliar su proyecto incorporando a la nutrición, por medio de talleres, diferentes tipos de terapias como son la terapia neural, la limpieza hepática, la terapia colónica y la auto hemoterapia.

 

 

Clorofila : sol líquido, luz de vida

 

No hay que ignorar que las plantas son los únicos seres vivos capaces de transformar la luz del sol en su propio alimento y transformarse así ellas mismas en un alimento lleno de luz de vida que todas las criaturas pueden consumir. La clorofila, que pinta de verde las plantas, es en esencia sol líquido. Las hojas verdes son vitales para la supervivencia de todos los seres vivos del planeta, el ser humano incluido. Las plantas, las verduras, contienen casi todos los minerales, vitaminas esenciales e incluso aminoácidos que el ser humano necesita para su salud. Las hojas verde oscuro son muy ricas en antioxidantes, vitaminas, minerales, proteínas e incluso omega 3.

 

Ingredientes:

- Hojas verdes a elección, 1 taza (por ejemplo: espinaca, rúcala, apio, perejil, lechuga, cilantro, albahaca, hojas de remolacha, hojas de zanahoria, hojas de brócoli)

- Manzana, 1

- Limón, 1 o 1/2

- Jengibre, una rodaja fina

- Cúrcuma, una cucharadita

- Sal marina o del Himalaya, una pizca

- Agua, cantidad necesaria

 

Opcional: hielitos, brotes, espirulina

 

Procedimiento:

1. Llevamos a la licua las hojas verdes y el resto de los ingredientes y procesamos junto con el agua.

2. Filtramos la preparación.

3. ¡Servimos!

Y a disfrutar a consciencia este alimento medicamento

 

 

Terapia Neural

 

La TN (terapia neural) es una de las prácticas médicas que expresan una manera de entender la vida y la salud diferente a la de la medicina facultativa, entiende al ser humano como un sistema complejo y termodinámicamente abierto, con capacidad de auto-eco-organización y por lo tanto de auto curación. Un sistema que se encuentra en relación directa con todos los demás constituyentes de la Vida.

Respetando la singularidad de cada uno, la Terapia Neural no se relaciona con enfermedades o diagnósticos, sino con seres humanos únicos y capaces, que se encuentran en un proceso vital de aprendizaje. Y responsables de su existencia.

Es holística, es decir, considera al Ser humano en su totalidad (unidad biopsico emocional espiritual)  el holismo a diferencia del individualismo, reduccionismo y mecanicismo vigentes en el pasado, considera al humano como sistema irreductible emergrnte en constante devenir, que no se puede reducir en sus partes y que la enfermedad es necesaria para la salud, ya que los síntomas son el mecanismo de reequilibrio del organismo para evolucionar. Su carácter inespecífico permite un diálogo respetuoso con el cuerpo, en la medida en que el mismo organismo va liberando injurias pasadas y buscando nuevos órdenes.

 

Marco teórico científico

 

El sistema nervioso es el integrador y regulador de todos los órganos y tejidos de nuestro cuerpo, pues es una red de información que llega a todas las células a través de la matriz extracelular, sistema cristalino líquido. Esto hace que cualquier irritación que altere las funciones de una parte de este sistema, estará afectando a su totalidad.

La Terapia Neural busca neutralizar estas irritaciones que, afectando el tono neurovegetativo, desencadenan o catalizan la enfermedad. Se hace aplicando cristales de procaina, lo que re estabiliza la membrana celular y reactiva los mecanismos de regulación neurovegetativos para que el propio organismo produzca sus propias reacciones autocurativas y recupere su fuerza vital. Por eso se complementa con medidas higiénico-naturistas: una dieta vegetariana los días previos, evitando harinas, azúcar y lácteos, permitirá una curación más completa y rápida.

 

 

Image gallery

Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (2 publicado)

avatar
MARIA EUGENIA 15/05/2018 18:05:53
Hermosa la nota, me interesa mucho. quisiera me pases un contacto para comunicarnos por mail y tener mas informacion del tema. graciassss.
avatar
Maru 18/05/2018 08:53:25
Hola María Eugenia! Cómo estás? Podes contactarte por facebook, buscala como Juliana Beier (https://www.facebook.com/julibeier) y su página de facebook es Cura (https://www.facebook.com/curaalimentacionconsciente/). Lo que está entre paréntesis es el link
total: 2 | mostrando: 1 - 2

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter