Inicio | Locales | El servicio de Violencia Doméstica Municipal es modelo en la región en la lucha contra la violencia

A 20 años de su creación

El servicio de Violencia Doméstica Municipal es modelo en la región en la lucha contra la violencia

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Claudia Biurrarena, Jefa del Servicio de Violencia Doméstica. Claudia Biurrarena, Jefa del Servicio de Violencia Doméstica.

Un equipo de profesionales que trabaja con responsabilidad en un tema que preocupa a toda la sociedad argentina como es la violencia de género y que Coronel Suárez no es ajeno a la problemática. Durante el 2017 se dieron un total de 170 denuncias por violencia. En tanto el servicio tiene un caudal de asistencias mensuales que rondan las 180/200 personas. A su vez, en una tarea de concientización y prevención, realizaron talleres, jornadas y movilizaciones contra la Violencia de Género. Valoró la puesta en marcha del Voluntariado “Lazos Violetas” como forma de colaborar en la inserción en la sociedad de las víctimas de violencia.

Con una trayectoria de 20 años –recordemos que el Servicio de Violencia Doméstica Municipal fue creado en agosto de 1998--, el equipo de profesionales, coordinado por la licenciada Claudia Biurrarena, ha sabido desarrollar un responsable trabajo en defensa de los derechos de las víctimas de violencia, puntualizando en la importancia de concientizar a la población acerca de un tema que preocupa a toda la sociedad argentina y que Coronel Suárez no escapa a los índice de violencia que se registran a nivel nacional.

En contacto con la Jefa del Servicio, la licenciada Claudia Biurrarena indicó que uno de los objetivos propuestos desde el área se cimentan en “trabajar en la sensibilización, prevención y concientización” contra la violencia.

 “Nuestro servicio está creado en base a dos ejes de asistencia y asesoramiento, que es lo que venimos haciendo desde el año 1998 a la fecha, puntualizando en los últimos años en la prevención y concientización por lo que hemos avanzando en actividades y talleres, porque los consideramos como temas prioritarios del servicio, como forma de cambiar algunas formas de interpretar y entender lo que es la violencia a nivel social”, afirmó la profesional.

Al respecto, indicó que durante el año se trabajó en fecha específicas, claves y significativas sobre el tema violencia y fue así que el Día de la Mujer, el 8 de marzo, se confeccionó un mural en el frente del servicio, como así también se movilizaron, atentas a las convocatorias a nivel nacional del 3 de junio “Ni una Menos” y del 24 de noviembre en donde se conmemora el Día de la No Violencia.

 “Son fechas emblemáticas para este espacio, por lo que hacemos actividades comunitarias, a veces con capacitaciones a profesionales, y otras más de promoción en la comunidad”, señaló.

Pensando en los jóvenes, a partir de marzo avanzaron con talleres bajo la temática “Noviazgos libres de Violencia”.

 “Estuvimos en siete escuelas, con la participación aproximada de 188 alumnos, en donde realizamos tres encuentros consecutivos, no fue una charla sino por el contrario los jóvenes tuvieron un rol activo de reflexión y acción”.

 “Se trabajó los conceptos de estereotipos de sexo-género, luego se avanzó en el tema violencia; violencia en el vínculo, las primeras señales para estar atentos, después se analizó el ciclo de la violencia una vez instalada en el vínculo y luego se avanzó en cómo contrarrestar los estereotipos de femenino-masculino tan instalados en la comunidad, como forma de modificar esa estructura patriarcal tan arraigada en nuestra sociedad”.

Indicó que el Servicio de Violencia Domestica desarrolló durante el año, distintas actividades abocadas a la Casa Refugio, espacio donde se alojan las víctimas de violencia con sus hijos.

 “Convocamos a las personas que estuvieron alojadas en la casa para participar en talleres con diferentes temáticas, como forma de compartir fechas importantes para la vida familiar, por ejemplo: el taller de Pascua, otro creativo en vacaciones de invierno, el taller navideño, en un trabajo en conjunto con el universo de mujeres que estuvieron alojadas allí durante el año. A su vez se creó un espacio de reflexión muy interesante donde cada una de ellas pudo expresar vivencias, compartir experiencias y proyectos”.

 “También nos invitaron a una capacitación docente en la Escuela N° 12, alrededor del mes de julio, como así también convocaron al servicio para dar una charla a alumnas de Patín y Hockey del club Estudiantes Ferroviario Mitre, por lo que la actividad durante el año fue intensa e importante”.

Y como cierre del año, realizaron una jornada con la presencia del abogado, doctor Ignacio Magaña de carácter regional que se sumó a una serie de capacitaciones que el servicio realizó durante todo el año.

 

Veinte años al servicio de la comunidad

 

Con orgullo, la licenciada Claudia Biurrarena destacó el ejemplar trabajo realizado en los 20 años de trayectoria del Servicio de Violencia Doméstica, al que calificó de “vanguardia” en la región.

 “En la actualidad nos damos cuenta el gran compromiso, la decisión y la visión de vanguardia tanto del Municipio como de la comunidad de Coronel Suárez, ya que se creó un servicio de Violencia por Ordenanza Municipal sin que estuviera promulgada la ley de violencia que se creó en el 2001 y se comenzó a aplicar en el 2004”, reflexionó.

 

Índices y estadísticas

 

Al hablar de índices porcentuales y estadísticas en lo que se refiere a “denuncias de violencia” en el distrito de Coronel Suárez, la profesional indicó que, de acuerdo a datos registrados en el área municipal, es decir, no incluye datos de la Comisaria de la Mujer y la Familia, como tampoco del área del Servicio Local de Protección a la Niñez o del Juzgado de Paz.

 “Según nuestros registros hemos tenido durante el 2017 un total de 170 denuncias de violencia; sin embargo, la asistencia que hacemos en relación a esto es mucho mayor porque tenemos alrededor de entre 25 a 30 pacientes en tratamiento psicológico prácticamente permanentes diarias, como así también un caudal de asistencias mensuales que rondan las 180/200 personas que atendemos en el servicio, sumando las guardias al servicio de las víctimas, asesoramiento legal y seguimiento con las Trabajadoras Sociales”, explicó.

Agregó que “este año hubo un alto porcentaje de citaciones de profesionales del área como testigos de juicios por violencia, según los informes y actuaciones presentadas por el servicio”.

Si bien el número porcentual de denuncias por violencia es “menor” al de años anteriores, la profesional indicó que “no deja de ser preocupante”, por lo que destacó el trabajo en equipo que se desarrolla con la Policía Comunal y el Juzgado de Paz.

 “El Centro de Monitoreo tiene un rol muy importante porque son quienes controlan y visan las situaciones de quienes tienen botones antipánico ante situaciones de violencia y medidas de perímetro mientras dure la medida cautelar”, señaló.

Agregó que durante al año pasado ingresaron a la Casa Refugio 34 personas, entre niños y mujeres.

 

ONG “Lazos Violetas”

 

Valoró la puesta en marcha, hace casi un año, de la ONG “Lazos Violetas”, tras una iniciativa que surgió de quienes coordinan la Casa Refugio.

 “Desde el año 2015 la Casa Refugio pasó a la órbita del área de Violencia y en la actualidad cuenta con una preceptora y coordinadora que es Liliana Goyeneche y Silvia Gabelli que es Trabajadora Social, con quienes trabajamos en equipo con un grupo de preceptoras que asisten”.

 “Con la implementación de la casa, se nos planteó la problemática del egreso de las mujeres, momentos, no solamente de mayor riesgo físico y psicológico sino también de mayor vulnerabilidad social, porque no tienen lazos sociales o están en situación de extrema en cuanto a la falta de vivienda y el trabajo”, señaló.

 “Ahí surgió la idea de armar un grupo, ante la voluntad solidaria de algunas personas, principalmente de la Trabajadora Social que buscaba la colaboración de la comunidad ante el egreso de alguna familia, y fue así que se incorporó a otras mujeres, que se sumaron para trabajar solidariamente”.

Y fue así que a través de un grupo de WhatsApp se dio ese intercambio, en donde desde el área de solicitan determinadas cuestiones materiales ante el egreso de alguna mujer y las redes solidarias se movilizaban para conseguirlo.

 

 “En marzo el voluntariado “Lazos Violetas” cumple un año y es más que gratificante trabajar con este grupo de personas, por lo que se produce y sobre todo por la modalidad de cómo se produce, la gente que dona jamás sabe el destino de lo donado, no conocen ni los nombres, ni el domicilio, sólo lo hace por voluntad de donar, y allí se vivencia otro tipo de generosidad y cooperación social de la cual nosotros sí creemos y adherimos, por lo que “lazos” se ha transformado en un espacio indispensable”, finalizó la Jefa del Servicio de Violencia Doméstica, la licenciada Claudia Biurrarena.

Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter