Inicio | Locales | La docente Marisa Rudy se despidió de su querido Colegio José Manuel Estrada

La docente Marisa Rudy se despidió de su querido Colegio José Manuel Estrada

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Momentos de alta emotividad se vivieron durante la despedida a una docente muy comprometida con el Colegio Estrada, con la educación y con los niños Momentos de alta emotividad se vivieron durante la despedida a una docente muy comprometida con el Colegio Estrada, con la educación y con los niños

Una jornada de muchísimas emociones y el reconocimiento a una “gran docente” que supo forjarse, desde muy joven, en una institución educativa que la cobijó y que le brindó las herramientas para poder desarrollar, a lo largo de su carrera como educadora, todo su potencial, tanto profesional como humano, formando a niños y jóvenes en valores humanos que los engrandecieron para la vida. Y ese esfuerzo y dedicación fue reconocido en una bellísima despedida donde recibió todo el amor que supo dar por parte de una comunidad educativa agradecida.

Con un patio del Colegio José Manuel Estrada colmado de niños y al grito de ¡Marisa, Marisa¡ hizo su último ingreso como docente, la vice directora del establecimiento, Marisa Rudy, para compartir con la comunidad educativa la alegría y el júbilo de convertirse en “docente jubilada”, en la tarde del viernes 1 de septiembre, pasadas las 16 horas.

Rodeada de amigas, familiares, maestras de diversos establecimientos educativos y el amor de sus alumnos, Marisa Rudy recibió el reconocimiento por su labor educativa, tras una vida dedicada a la educación, pero por sobre todo, recibió el mayor de los reconocimientos, que se tradujo en el amor de sus niños, alumnos tanto del Jardín de Infantes, del Nivel Primario y Secundario que no dejaron de vivar su nombre, de tirarle besos, de prodigarle abrazos y sonrisas.

En nombre del equipo docente de la institución, la docente jubilada Claudia Robatto destacó el compromiso, la responsabilidad y la sencillez que caracterizó la vida docente de Marisa Rudy.

“Enseñar es dejar una huella en la vida de una persona, y eso es lo que has hecho, has dejado huellas en cada uno de tus alumnos y en cada una de nosotros. Hoy ha llegado el día, has cumplido una etapa, la etapa de tu profesión, esa que vos elegiste, ser maestra”, señaló.

“Seguramente en ese camino recorrido, has encontrado y sembrado excelentes resultados, has vivido grandes emociones, has tenido muchísimas alegrías, también algunas espinas, te habrás topado con algunos obstáculos y quizás algún que otro tropiezo, pero nosotras estamos convencidas y damos fe, de que en tu trabajo realizado has descubierto verdaderas satisfacciones, porque lo has desempeñado realmente con amor, pasión, con verdadera dedicación, has sido docente en los tres ciclos de la educación primaria”, subrayó.

“Un maestro toma de la mano a sus alumnos, abre sus mentes y toca sus corazones, seguramente los chiquititos de 1° y 2° lo recordarán, cuando has guiado sus manitos para hacer más fáciles y divertidas las letras, para escribir sus primeras palabras y qué alegría han tenido cuando armaron sus primeras oraciones o cuando las pudieron leer”.

“Cómo los ayudaste a crecer a los más grandes del segundo ciclo, que fueron orientados, apoyados y acompañados por vos en la resolución de situaciones problemáticas, en la comprensión de los enunciados, siempre vos confiando y apreciando sus capacidades y cómo no recordar, que con tanto entusiasmo y preparación, los motivaste para participar en las Olimpíadas Matemáticas, problemas, problemas y más problemas y tantas horas extras dedicadas a ellos”.

“Con paciencia, esmero y dedicación, recordarán tus famosas guías de investigación en 5° grado, cuando viajando en el tiempo con tus alumnos, les hacías conocer la época de la vida colonial, la vida de los próceres como San Martín, Belgrano y tantos otros personajes históricos”.

“Y con los más grandes, los del tercer ciclo, siguieron los números, los cálculos, los resultados, las comprobaciones, las representaciones gráficas, también a la par de las ciencias sociales, donde con tu metodología, los acercabas de una manera más atractiva al pasado, para que lo conozcan y lo interpreten”.

“Eso significa que has comprendido realmente tu verdadera vocación, porque lo has demostrado, siempre defendiste en tus alumnos conocimientos, ideas, pensamientos, consejos; los has formado en valores y nosotras a tu lado, hemos visto y compartido como has sembrado, sembrado la amistad, el compañerismo, los buenos lazos, la unidad”.

“Estas y tantas otras cualidades, como tu generosidad, siempre dispuesta para lo que se necesite, tu bondad por hacer siempre el bien, tu dedicación y esmero en cada momento de tu labor, ni que hablar de tu responsabilidad, en todas en cada una de tus actividades escolares, recreativas, benéficas para la institución, siempre presente”.

“De tu pertenencia, somos maestras del Colegio José Manuel Estrada, con orgullo y admiración lo hemos escuchado decir, estas y tantas otras cualidades te convierten en una gran persona, íntegra, completa, digna de reconocimiento, como has desempeñado también, tu cargo directivo, como vice directora del colegio, con honestidad, precisión y discreción”.

“Un maestro trabaja para la eternidad, nunca sabrá hasta donde llegará su influencia y vos serás una de esas docentes que has formado seguramente a médicos, artesanos, científicos, obreros, ingenieros, músicos, maestros y tantas otras profesiones en donde has dejado tu huella marcada”.

“Es por ello, que aunque haya cambios, nuevas circulares, resoluciones, reformas, nuevas ideas, objetivos, metas, nuevas personas, queremos que sepas que tu esencia permanecerá siempre entre las paredes de este colegio, en cada aula, en los patios y pasillos, en todos y en cada uno de nosotros, que hemos transitado junto a vos, este camino como maestras”.

“Tu huella será imborrable, pero como todo en la vida, el descanso forma parte de ella y ha llegado ese momento, es realmente meritorio después de todo tu desempeño, que el descanso represente una pausa para la mente, pero eso no quiere decir que dejes de hacer cosas, hay que seguir, pero cuando vos quieras, en donde quieras y con quien vos quieras”.

“A disfrutar de este tiempo nuevo que tan bien te lo has ganado, a gozar y vivirlo con intensidad, tus compañeras, tus paralelas, tus amigas de siempre queremos agradecerte por habernos permitido transitar este camino juntas, te queremos muchísimo, felicidades flamante jubilada”, finalizó la docente Claudia Robatto.

Por su parte, alumnos de 1° año de secundaria en un sentido mensaje, expresaron su agradecimiento a la labor desarrollada por la maestra Marisa Rudy.

“Hoy queremos despedir a alguien muy especial, que nos regaló bellos momentos, compartiendo su sabiduría, su cariño, su paciencia y su educación. Marisa, te agradecemos infinitamente cada minuto de tu tiempo, por sembrar conocimiento y valores, los cuales permanecerán en nuestros corazones, queremos que sepas toda nuestra gratitud, porque en cada situación profesional o personal, tuviste una palabra de aliento en el momento preciso, por tus consejos, por tu apoyo, tu tan peculiar sentido del humor, pero por sobre todo, por permitirnos conocer al gran ser humano que eres”.

“Pasaste una gran etapa de tu vida acompañándonos día a día, un pedacito nuestro se va con vos y te seguirá acompañando siempre, gracias por cada empujoncito o reto que nos ayudó a ser mejores personas, gracias por todos los momentos inolvidables, las risas y los buenos días de todas las mañanas. Eres una gran persona y estamos felices de que haya llegado el momento de tu vida donde puedas descansar y que disfrutes de los tiempos libres, visitanos pronto, te vamos a extrañar”, afirmaron los alumnos de 1° año A y B.

Luego llegó la entrega de presentes por parte de docentes, amigas, representantes de la Unión Padres de Familia, familiares y alumnos del establecimiento educativa que colmaron de buenos augurios y mensajes de despedida para la querida maestra Marisa Rudy.

En tanto la docente jubilada y amiga de la vida, Marita March dejó un animado mensaje al leer un fragmento del autor Fernando Pessoa, quien en sus versos habla de la “verdadera  amistad”,  para luego reflexionar “mitad locura, mitad santidad, cara lavada, el alma expuesta, mitad seriedad, bromas, realistas, fantasiosas, mitad niñas, mitad ancianas, luchadoras, alegres, no te suena a maestras? felices vacaciones”, resumió.

En tanto la Inspectora de Nivel Primario Silvana Pach dio lectura al primer informe del cuaderno de actuación que data de año 1989, para luego, dar lectura al último informe, donde se anunció la jubilación de la docente Marisa Rudy que estuvo a cargo del director del colegio, Juan Manuel García.

“La comunidad educativa en su conjunto agradece su labor puesta de manifiesto durante su paso por el establecimiento, en el camino de la vida hay un tiempo para cada cosa y para el desarrollo de la misma, hay ciclos que se cierran, caminos que concluyen y otros que se inician”.

“Testigo fiel es la historia que guarda como un gran cántaro de agua viva fechas, acontecimientos y personajes, hoy te despides porque te ha llegado la jubilación, palabra que viene de júbilo, que significa alegría, gozo y que se experimenta cuando hicimos con dedicación y empeño, una acción, en este caso la de educar”.

“Tu escenario de la vida diaria fueron las paredes de este colegio, aquí dejas, además de largas jornadas de trabajo, compromiso y dedicación, una enorme cantidad de recuerdos, anécdotas, amistades y emociones compartidas, agradecemos a la docente por su predisposición, responsabilidad y compromiso, manifestado en la tarea realizada durante el tiempo que estuvo con nosotros. Que la Virgen María te proteja y guie tus pasos”, finalizó el actual director del Colegio José Manuel Estrada Juan Manuel García y fue la docente Inés Santarelli de Luongo quien hizo entrega del cuaderno de actuaciones a Marisa Rudy.

Y al grito de “O lele, O lala Marisa es del Estrada y del Estrada no se va, O lele, O lala Marisa es del Estrada y del Estrada no se va”, los niños se agolparon alrededor de la docente y fueron incesantes las muestras de cariño, lo que demuestra a las claras, “las importantes huellas que Marisa Rudy dejó en los niños y jóvenes del Colegio José Manuel Estrada”.

 

 

Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter