Inicio | Locales | La libertad de las aves en los ojos de avezados y principiantes observadores

La libertad de las aves en los ojos de avezados y principiantes observadores

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Una experiencia inolvidable vivieron quienes se animaron al avistaje de aves en la Laguna del Indio Una experiencia inolvidable vivieron quienes se animaron al avistaje de aves en la Laguna del Indio

Más de 30 aves fueron identificadas por una excursión encabezada por un experto en el avistaje de aves por la laguna del Indio y sus alrededores

- ¡Miren una urraca!

- No. Es un pirincho. Si bien se lo conoce aquí como urraca, estas se encuentran en Misiones, esto es un pirincho.

- Bueno. Un pirincho urraca

- No. Es un pirincho. Acostumbrémonos a denominar las aves por su nombre correcto.

A esta altura de la conversación, tras la alegría de haber sido quien detectó la última especie avistada en un raid por la laguna del Indio y sus aledaños, la situación ameritaba poner el rabo entre las patas y observar en silencio, como el resto de los miembros de la mini excursión, apuntaban sus cámaras para atrapar en sus lentes en la que sería la trigésimo cuarta ave avistada en la mañana del sábado 13.

Vale explicar que de la excursión fue programada por el Espacio de Arte Isidoro en el marco de la visita de Ricardo Fernández Chávez, un entusiasta del avistamiento de aves cuyas actividades en Coronel Suárez comenzaron el viernes, con una charla sobre el tema en la Escuela Nº 5 de Pueblo Santa Trinidad y concluyeron al día siguiente por la mañana con una visita a la laguna del Indio.

Vale consignar que Fernández Chávez es saavedrense, está radicado en Bahía Blanca, es empleado jerarquizado de una empresa de servicios marítimos. Tiene observadas e identificadas una 160 especies de aves en el quinquenio que lleva observando, en la zona de la Laguna las Encadenadas, donde pasa todos los fines de semana en una casa en el Club de Pesca de Saavedra.

Para el observador lego, o aquel que desea comenzar con la tarea, como el autor de esta nota y protagonista del diálogo mencionado más arriba, es toda una sorpresa. Cruzarse con una calandria real, posada sobre un cable de luz en la avenida Alfonsina Storni, ver dos variedades de palomas distintas, con nombres específicos, que antes eran solo palomas, comienza a abrir el panorama.

Llegado al punto elegido para hacer las observaciones, promete ser una caminata por el barro y nada más, pero no bien descendido de la camioneta lo primero que se identifica es un carancho posada en lo alto de unos árboles que están a la vera de la laguna.

Un alto y tupido juncal, esconde el agua desde donde llegan los sonidos de varias aves, el primero que identifica Fernández Chávez es el canto de una gallineta que no se ve. Cuando al fin tras caminar algunos metros, se revela el agua, cerca de la orilla de enfrente un flamenco espera paciente ser fotografiado.

A cada paso Fernández Chavez ve una nueva ave, la identifica y con la ayuda de una aplicación en su teléfono celular, muestra la foto y hace escuchar su canto. Así la excursión rodea toda la laguna, las horas se hacen cortas y el entusiasmo crece. Una tras otras las aves se muestran, quedan atrapadas en la lente de las cámaras, o en los de los binoculares.

Para cuando se llega a la urraca, perdón, al pirincho, posado sobre una varilla del alambrado que separa los árboles que bordean la calle que pasa por uno de los laterales de la Sociedad Rural, son más de 30 los avistajes realizados.

Para cualquiera que de chiquilín haya cargado una gomera con una piedra, con la idea de matar un pajarito, la metamorfosis es total. Ya que nada más lindo que ver un pájaro en vuelo, o nadando en el agua, apareándose, zambulléndose, o vigilante en las alturas en la búsqueda de alimentarse, de una compañera o simplemente estar disfrutando de una vida que no necesita de límites, políticas económicas o gobiernos de turno. La naturaleza y los procesos de ella se dan de la misma forma desde hace millones de años y que mejor que respetar sus designios y disfrutar de su observación, sin agregados ni las sofisticaciones del hombre.

 

Vale finalmente acotar que el permiso para la observación en la laguna fue otorgado por Zulma Asla de Echeverry, que la conferencia en Santa Trinidad fue facilitada por Gabriela Lázaro y que participaron de la excursión Graciela Ponce y Daniel Pach, Ana Alberdi y Felix Meiller, junto Ricardo Fernández Chávez y su esposa.

Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (1 publicado)

avatar
18/05/2017 15:15:51
Gracias por la nota!!!
la actividad fue realizada por dos instituciones
Evolucion ambiental e Isidoro espacio de Arte
Y para septiembre , nos espera una nueva recorrida, ya con las aves que migran en primavera a nuestra ciudad
total: 1 | mostrando: 1 - 1

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter