Inicio | Interés | Fede Hoffmann, sobre su padre, Sergio Denis: «Recuperamos la relación gracias a la música»

Fede Hoffmann, sobre su padre, Sergio Denis: «Recuperamos la relación gracias a la música»

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Federico Hoffmann, el hijo de Sergio Denis Federico Hoffmann, el hijo de Sergio Denis

El cantante presenta su tercer disco solista, Los Regalos, y disfruta de salir de gira junto al popular cantante

A diferencia de su padre, Sergio Denis, Federico Hoffmann decidió utilizar su nombre verdadero para desarrollar una carrera dentro del mundo de la música. ¿Fue una necesidad de diferenciarse del ídolo que sembró de hits el cancionero melódico / popular entre los 70 y los 80? No del todo, porque según cuenta, nunca sintió que ser «el hijo de...» fuera una condena al elegir seguir un camino similar, aunque distinto.

Hoffmann, de 38 años, pasó por varias bandas (Super Radio, Maldonado, entre otras) y compuso música para películas (como El Estudiante, de Santiago Mitre), al tiempo que colaboraba con su padre y con artistas como la niña mimada del indie-pop mexicano, Natalia Lafourcade. Así fue construyendo su camino hasta llegar a Los regalos, su tercer trabajo en solitario, con nueve canciones que le son muy propias y que hoy presenta por el país, a veces con su banda en escenarios más pequeños, otras acompañando a su padre sobre escenarios un poco más grandes.

«Siempre traté de trabajar en lo mío. Me apropié de mi apellido real y me puse a laburar a la par de mi viejo. Nunca viví como un peso ser el hijo de Sergio Denis, ni sentí la necesidad de despegarme de él, ni tampoco creí estar bajo su sombra o tocando para él. Lo tomo como un regalo, un privilegio de la vida y un aprendizaje», le contó Hoffmann a La Nación .

-¿Cómo llegaste a armar Los regalos?

-Me había quedado algunas canciones de mi trabajo dentro de Maldonado y decidí meterlas en un disco solista, sumando otras canciones que fueron apareciendo durante el proceso de grabación, el año pasado. Son todas composiciones mías.

 

-Te acercás a muchos géneros, como el pop, el rock y la balada, ¿hay alguno con el que te sientas más cómodo?

-En realidad, me siento cómodo con todos. Eso tiene que ver con mi infancia, con la música que escuchaba en mi casa desde chico. Nunca tuve prejuicios de ese tipo. De hecho, cuando era muy chiquito, ponía discos de Barbra Streisand y me armaba coreografías y bailaba. Después, ya de más grande, empecé a tocar el bajo y ahí pude canalizar eso que me pasaba con la música. En mi casa siempre hubo mucha música.

 

-Las letras también son muy potentes. Hay un pasaje de «Virus» en la que decís «amo a mi hijo y llegué a amar a mi padre», ¿qué buscás reflejar con tus composiciones?

-Bueno, las letras siempre son muy personales y ahí está mi vida. En esa canción hablo desde la relación con mi viejo hasta mi paternidad, algo que experimento desde hace 8 años y me interpela todo el tiempo. En un punto, siento que con mi viejo recuperamos la relación gracias a la música.

-¿Por qué?

-Porque el trabajo del músico trae consigo muchas ausencias para tus afectos más cercanos. Eso es algo que entendí después de 18 años de salir de gira, de hacer mi propia experiencia. Hoy me pasa con mi hijo, a quien a veces le falto por tener que viajar a hacer presentaciones. La música, entonces, nos dio esa posibilidad de retomar una relación, un vínculo.

 

-A tu hijo también le gusta la música, ¿no?

-Sí, le gusta cantar, le gusta el escenario... Hace un par de años que me pidió estudiar batería y lo está haciendo; tocamos bastante en casa cuando él tiene ganas. Soy muy respetuoso porque él tiene sus propios gustos, pero es inevitable que me emocione cuando me pide subir al escenario a cantar un tema conmigo. Ese es uno de los regalos de los que habla el disco.

 

-¿A vos te pasaba lo mismo cuando era chico?

-Sí. Yo vivía la música con mi papá. Mis viejos también siempre fueron muy respetuosos de mis tiempos, así también como de las decisiones personales y artísticas que hicieron cada uno de mis hermanos. Mi hermana, por ejemplo, es profesora de inglés y baila y hace comedia musical, y la otra vive en Lago Puelo. Cada uno siguió el camino que quería. Y mis viejos esperaron a que cada uno descubra sus intereses para después brindarnos su apoyo.

 

-¿Y cómo es salir de gira con Sergio Denis?

-Yo asumí desde lo personal y desde lo artístico que lo importante es salir a tocar lo más que uno pueda. Siempre donde haya un espacio, aprovecharlo. Este es otro de los regalos de la vida, el de haber podido girar con mi viejo, tocando en lugares en los que jamás me hubiera imaginado o que no hubiese podido llegar de otro modo, en sitios muy distintos. Eso es muy enriquecedor, y para mí, que necesito el «vivo» y el escenario, es una oportunidad enorme de aprendizaje. Es un orgullo muy grande qué el venga a un show mío o ir a un show de él. Es algo que no me voy a olvidar nunca.

 

-¿Qué cosas comparten en el camino?

-Las giras son espectaculares. Es como una forma de vida hermosa, sobre todo cuando salimos con mi viejo y mi hijo. Nunca es igual un show que otro, y eso es maravilloso. El resto del tiempo son largos viajes, buenos asados compartidos en la ruta con sus músicos; algunos de ellos son como tíos míos, es gente con la que me he criado y de la que he aprendido un montón. Somos entre 10 y 12 personas que viajamos.

 

-¿Cómo vivís el fanatismo que despierta tu papá, que la gente haga propias sus canciones y que algunas de ellas se hayan vuelto himnos para las hinchadas?

-Eso es muy emocionante. Cuando era chico, mi viejo me llevaba a ver a River y, de pronto, escuchar a la hinchada cantando sobre una melodía suya era alucinante, algo que no podía dejar de emocionarnos a los dos. Es muy grande el cariño que la gente siente por mi viejo y eso es un orgullo para mí, pero también habla muy bien de un artista y de una persona, el hecho de haber llegado a tanta gente y a tantas generaciones a través de su trabajo.

 

-¿Cómo está hoy de salud?

-Está muy bien. Desde que yo empecé a laburar con él, a los 20, siempre hemos tenido mucho trabajo, nunca faltó. Ahora estamos presentando juntos nuestros discos nuevos, por distintos puntos del interior del país. La verdad es que es un buen momento en lo artístico y en lo personal. (LaNacion)

 

 

 

Image gallery

Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter