Inicio | Interés | «Abrojos en la lana»

Presentación de un libro en Pigüé y Puán

«Abrojos en la lana»

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
«Abrojos en la lana»

El escritor Horacio Agustín Walter, estará presentando su nuevo libro, «Abrojos en la lana» en las vecinas localidades de Pigüé y Puán; esto tendrá lugar en distintos espacios los días viernes y sábado de la semana próxima. Con su estilo de escritura particular nos acerca una obra con relatos y cuentos breves que nos harán viajar en el tiempo.

En esta ocasión las localidades de Pigüé y Puán serán las que ‘verán nacer en formato papel’ una nueva obra, como en su momento pueblo San José lo hizo con «Las flores del Almendro». Confirmaré lo que usted está preguntándose a esta altura de la nota: sí, se trata de nuestro columnista, Horacio A. Walter. Él es quien presentará un nuevo libro, se trata de «Abrojos en la lana»; un nombre cuidadosa y acertadamente elegido para que refleje tanto de lo que quiere transmitir en su nueva obra.

En esta ocasión Walter nos acerca una recuperación de relatos y cuentos breves de  los últimos años. Con su estilo, y quizás alguno diferente al que conocemos, nos remontará a alguna época  casi dormida u olvidada de nuestras vidas, compiladas en una obra con temáticas variadas.

Recordemos que el escritor nació en nuestro medio, en pueblo San José, más precisamente, y pasó su infancia en la localidad de Pigüé, pero sin alejarse de la cultura alemana del Volga con la cual se vio relacionado desde sus primeros días. Razón a la que seguramente se debe su idoneidad y capacidad de recrear contextos acertados en sus relatos y cuentos breves, relacionados con esta colectividad.

Sobre el final de «abrojos en la lana» una serie de imágenes de  alemanes del Volga acompañados por relatos pondrán en valor su particular historia.

A continuación compartimos con ustedes un relato de «Abrojos en la lana» de Horacio Walter, para poner de manifiesto lo que anteriormente quisimos trasmitirle:

«Sobre la negra cocina de hierro un jarro de agua dejaba escapar su nube de vapor con perfume de eucaliptus, en tanto el crepitar de la leña rompía el silencio de la casa. Afuera, una noche de luna y estrellas presagiaba una fuerte helada para el amanecer. En el calor de la cocina, bajo la luz mortecina del farol, la familia se encontraba a la espera de que mi padre comenzara con la lectura de cuentos como lo hacía en cada una de las noches de ese invierno.

Mi madre, dos primas que vivían en casa durante la semana y yo, nos ocupábamos de quitar con nuestros dedos los punzantes abrojos de la lana. Esa lana que, luego de ser lavada, blanqueada al sol y escardada, serviría para la confección de los colchones y edredones del hogar. La atención a la lectura disimulaba la picazón en la piel provocada por esas pequeñas puntas espinosas.

No tendría todavía cinco años y ya me resultaban conocidos algunos personajes de la literatura. Aladino, Alí Babá y las fantasías de Las mil y una noches se mezclaban con el Mono relojero y la Hormiguita viajera. Con Gulliver nos transportábamos indistintamente al mundo de Liliput o al de los gigantes, aventuras que convivían con las de Julio Verne y Salgari, con la historia de Corazón y el largo camino de los Apeninos a los Andes.

La postal familiar se transforma, muchos años después, en el título de este libro. No sólo es un recuerdo de las primeras lecturas, sino una metáfora de la tarea de escribir: quitar los abrojos, purificar, corregir hasta que el texto nos permita disfrutar la delicada sensación de la lectura.

Mi padre se llamaba Agustín. Sus dedos toscos, esmerilados por la cal y los ladrillos, dieron vuelta muchas hojas. La lectura en voz alta, con dudas en los acentos o entrecortada por palabras difíciles, se complicaba cuando pronunciaba las «d» como si fueran «t», en el uso cotidiano del dialecto de los Alemanes del Volga. 

Así y todo, en esas noches de frío, nos llenó los oídos de palabras, el corazón de emociones y el espíritu de libertad e imaginación».

 

Presentaciones

 

Como lo adelantamos, las presentaciones tendrán lugar en las localidades de Pigüé y Puán. Los días serán viernes 5 y sábado 6 de mayo, respectivamente.

En la Biblioteca Popular Sarmiento, a las 20.00 hs. Ubicada sobre la avenida Mitre 170, Pigüé.

El día sábado 6 en  las Salas Temporarias del Espacio Cultural, El Mercado de Puán, a las 18:00 hs.

Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter