Inicio | Interés | De indios y malones

Opinión

De indios y malones

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
De indios y malones

Por Juliana Becker de Nuevo Día

El recital del Indio Solari en Olavarría, en la noche del sábado, terminó con un saldo poco favorable, al menos para la ciudad y las familias de los asistentes.

Con el temor de que sea su último recital, ya que el año pasado en Tandil confirmó que sufre de mal de Parkinson, los fans ricoteros se abarrotaron en el predio de “La Colmena” en la vecina localidad para “hacerle el aguante” a su ídolo.

Más allá de la convocatoria del ex líder de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, que es multitudinaria, la organización del evento dejó mucho que desear.

No es noticia que los recitales del Indio (o de Redondos en su época) terminen con algún disturbio por parte de los concurrentes. Eso no sorprende.

Tampoco sorprende que lleguen fans de todo el país, porque en vez de hacer una serie de recitales (como lo hace cualquier grupo multitudinario) para que la gente se divida y pueda asistir como corresponde, la modalidad del Indio es hacer uno solo, amontonando a todos allí.

Por ego, o para abaratar costos, o porque le gusta ver a todos los fans juntos, o porque no le interesa dar más de un recital al año… sea cual fuere la razón y a sabiendas de la convocatoria, el resultado de que termine mal está dentro de las posibilidades.

La matemática es simple: el predio estaba dispuesto para 150.000 personas y entraron cerca de 300.000. Hubo gente que teniendo la entrada encima, no necesitó mostrarla porque nadie se la pidió. Hubo gente que aún estando en el fondo del predio, perdió a sus compañeros y aún los siguen buscando. Hubo gente que salió del predio descalza, sin documentos, ni celular, ni nada.

Según testigos, el Indio interrumpió varias veces el recital para pedir que fueran más atrás, porque los de adelante no podían respirar. Según testigos también, no se podía ir más atrás porque la gente seguía entrando.

Luego de la tragedia se escucharon varias voces, pero nadie se hace responsable de nada.

Desde el gobierno de Olavarría, el intendente admitió que “se les fue de las manos”, pero que hasta la entrada no hubo incidentes. “Los muertos fueron dentro del predio, es problema de los organizadores del evento”.

Desde la página oficial de la banda, Virumancia, “de forma irresponsable y mezquina los medios están vendiendo pescado podrido”, según un comunicado de ayer.

¿No murieron dos personas? ¿No hay gente desaparecida? ¿No hay gente que no puede volver a su casa porque le robaron todo? ¿No quemaron basura en las calles y saquearon un comercio?

Tenemos que empezar a hacernos responsables de lo que sucede, por nuestros dichos y por nuestros actos.

El Intendente sabía que algo podía salir mal. Llegaron a Olavarría casi tres veces el número de la población.

Los organizadores sabían que algo podía salir mal. Dejaron entrar el doble de personas que el predio habilita.

El Indio sabía que algo podía salir mal. Paró el recital varias veces porque vio que la avalancha dejaba gente en el piso. «¿Hay alguien desmayado? ¿Qué es lo que está pasando ahí? ¡Hay gente en el piso, por favor! A ver, la gente de seguridad «, advirtió.

 

Todos sabíamos que algo podía salir mal. Y salió. Ahora resta hacerse cargo. 

Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter

Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

  • Marcado
  • Itálico
  • Subraya
  • Cita

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
Compartir en: Post on Facebook Facebook Twitter Twitter